Alfonso. Obras maestras

Catalogo_Alfonso 1 copiaChema Conesa (ed.) Alfonso. Obras maestras.  Madrid: La Fábrica, 2012, 283 págs. ISBN: 978-84-15303-61-9

El valor patrimonial de los Alfonso es inagotable, tanto por el material fotográfico conocido, como por el que aún puede quedar por descubrir. Igualmente, sirve de constante inspiración para los especialistas en la fotografía o en la historia reciente de España. Cada vez que se edita un nuevo trabajo, sobre todo si este incluye abundante material iconográfico, inmediatamente se convierte en título de referencia. La editorial La Fabrica, especializada en la edición de libros que aborda la temática de la fotografía, acaba de publicar: Alfonso. Obras maestras.

Si atendemos a su estructura, el editor ha dado protagonismo a la fotografía, pero sin abandonar una correcta contextualización de los fotógrafos. A lo largo de sus páginas se han intercalado una serie de textos que deben ayudar a entender, con mayor objetividad, el trabajo y el significado de la saga Alfonso. El primero de estos pequeños trabajos está firmado por C. Conesa, que bajo el título “Los Alfonso y la memoria visual de España” (pp. 12-27), desarrolla una interesante reflexión sobre la fotografía de prensa y de sus autores, los reporteros; contextualizando el valor, de lo que el identifica como la firma Alfonso, una dinastía integrada por el padre, Alfonso Sánchez García y sus hijos. Parte de la herencia documental conservada son los 116000 negativos depositados en el Archivo General de la Administración. Este conjunto es imprescindible para contemplar visualmente la España la primera mitad del siglo XX. No obstante, existe un antes y un después como consecuencia del final de la Guerra Civil, y que tiene como resultado la formación de dos grandes bloques temáticos. La victoria franquista y de la derrota de la República pone fina a la aportación en clave fotoperiodístida, que es única. Posteriormente, y a partir de 1940, aunque se les permite seguir desarrollando esta actividad, se verán obligados a renunciar al ojo periodístico, para convertirse en fotógrafos de estudio. Así, del conjunto de negativos, 40.000 pertenecerían a la primera fase, y el resto a la fotografía relaciona con el trabajo desarrollado en su local en la Gran Vía madrileña. Por otro lado, Conesa quiere que entendamos que no existe una visión uniforme del mundo, ni una herencia similar, pues existen diferentes estilos, fundamentalmente entre los Alfonso, padre e hijo.

El segundo de los textos es de A. Rodrigo de las Heras, “La profundidad del tiempo” (pp. 18-28), que indaga en la expresión del tiempo en la fotografía, como la percepción del cambio en la sociedad española, la personal perspicacia hacia los conflictos bélicos, con sus imágenes de la Guerra de Marruecos, de la II República y la Guerra Civil.

Cierran este apartado, dos trabajos, uno de contenido cronológico redactado por J.M. Sánchez Vigil, “Cronología” (pp. 193-215), en donde se pone orden a la marca Alfonso, vidas, trabajos y patrimonio fotográfico generado. Desde 1880, año en el que nace el padre de la saga, hasta finales del siglo XX, cuando mueren José, en Alemania y Luis. Y un segundo, de carácter enciclopédico, su autor G. Ortiz, “Biografías” (pp. 278-283), ha preparado un listado, con perfiles resumidos, de personajes relacionados con el trabajo de los Alfonso.

El último de los contenidos, bajo el encabezado “Del daguerrotipo a la Academia”, incluye la transcripción del discurso preparado, pero no leído públicamente, por Alfonso Sánchez Portela con motivo de su incorporación a la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en 1989.

El libro se completa y complementa con una selección de fotografía estructurados en dos bloques, el primero de ellos lleva el encabezamiento La fotografía en Madrid es muy rica en tipos y paisajes. Carente la villa de un folclore localista, tenemos bellas estampas populares que no se paran en el tiempo. Se transforman y enriquecen sin perder su esencia, que aglutina más de un centenar de documentos relacionados con la monarquía española, la Guerra de Marruecos, Dictadura de Primo de Rivera, diferentes aspectos de la vida cotidiana, etc. El segundo, con cerca de cuarenta instantáneas, bajo el encabezado Estamos en el imperio de la imagen, aunque el automatismo ha limitado el impulso personal y creativo que encontramos y admiramos en las obras maestras, esta dedicado a la Guerra Civil España, que comienza con la sobrecogedora fotografía del asalto al Cuartel de la Montaña en Madrid, en julio de 1936, y se cierra con la despedida de la Legión Condor en Barajas, en mayo de 1939.

El presente trabajo, en si mismo, no es una sorpresa; sin embargo, el material fotográfico de la saga Alfonso no deja de sorprendernos.

Versión editada en revista científica: https://www.academia.edu/5287286/Alfonso._Obras_maestras_de_Chema_Conesa_ed._

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s