Richard Ford. Viajes por España. El siglo XIX en imágenes

IMG_8557En el siglo XVI, el belga Anton van den Wyngaerden, dibujante paisajista flamenco, nos legaría una colección, de algo más de medio centenar, de dibujos que reflejaban varias ciudades, pueblos y edificios significativos de España. El encargo de Felipe II, supuso el inicio de una serie de viajes, de recorridos, que le permitirían preparar un conjunto de vistas, como las de Madrid, Ávila, Salamanca, Toro, Toledo, Alcalá de Henares, Guadalajara, Cuenca, Barcelona, Zaragoza, Granada, Córdoba, Sevilla, etc., documentos únicos; y aunque con ciertas licencias del autor, su detallismo conseguiría fosilizar la imagen, icónica, de todos estos lugares entre 1562 y 1570. Al margen de su belleza, cada una de estas vistas es un icono para el orgullo de los vecinos, pero sobre todo, es una obra de referencia para los historiadores, de todas las especialidades, y un punto de atracción para el publico en general. En definitiva, Antonio de las Viñas nos ha trasmitido la imagen de la ciudad española del Siglo de Oro.

IMG_8576Precisamente, el trabajo del viajero Richard Ford puede considerarse, salvando ciertas distancias y peculiaridades, como una prolongación de la colección dejada por Wyngaerden, pues su trabajo también es transcendente. Es una obra de referencia para los historiadores, de todas las especialidades, y un punto de atracción para el publico en general. En definitiva, Ford nos ha trasmitido la imagen de la ciudad española de mediados del siglo XIX. Es decir, Wyngaerde y Ford, en cierta medida son complementarios. Pues, al comparar los perfiles de aquellos lugares coincidentes, observaremos si estos han evolucionado o se han mantenido intactos.

Recientemente ha sido presentada una exposición monográfica de la obra de Richard Ford. La principal sala de exposiciones temporales de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid es el marco seleccionado, en colaboración con la Fundación Mapfre, para ofrecer al público una peculiar imagen de la ciudad española de la primera mitad del XIX.

IMG_8549De alguna manera, este hispanista es uno más de aquellos viajeros que llegaban a España atraídos por la imagen de la cultura diferente, en gran parte herencia de ocho siglos de dominación musulmana. El mismo viaje que años después realizarían otros británicos, como el fotógrafo Charles Clifford, el matrimonio Edward-King Tenison y Louisa Tenison, etc. En el caso de Ford, además buscaba un clima que aliviara la salud de su esposa, Harriet Ford. Cuando llegó a nuestro país, en su equipaje incluía utensilios para el dibujo, herramientas que le permitirían ilustrar un largo viaje (1830-1833). En  total produciría unas 500 láminas, entre las que también se encuentran algunos trabajos de Harriet, que pueden interpretarse como una memoria visual de las distintas etapas de las rutas cubiertas.

Indistintamente, como técnica, utiliza el lápiz o la acuarela, tomando los apuntes del natural y sobre el terreno, a la manera de instantáneas que reflejan el momento vivido. Al margen de este grupo principal, posteriormente, ya en estudio y en Inglaterra, otras vistas y retratos sería transformadas con una trama mas pictórica. Junto a estos materiales, Ford tomo nota de todo en una serie de “cuadernos de viaje”. En conjunto, se trata de una colección iconográfica excepcional de la España del siglo XIX.

IMG_8563En 1845, publicaría A Hand-book for traveller in Spain, una guía para viajeros de gran difusión para la época y que ofrecería una particular visión de nuestro país. Sin embargo, este texto esta huérfano de los dibujos. Por tanto, y salvo algunos trabajos concretos publicados, la obra gráfica de Ford es un conjunto desconocido para el publico. Por consiguiente, esta exposición es una oportunidad única para contemplar este magnífico patrimonio.

La exposición, ha recogido dos centenares de objetos relacionados con la obra de Ford, fundamentalmente las láminas cuya ordenación sigue las rutas seguidas por los británicos. Por tanto, disponemos de varios grupos Andalucía, el Levante, la Ruta de la Plata o el centro peninsular. Muchas son las ciudades y los lugares ilustrados, aunque tres ciudades destacan: Toledo, Sevilla y Granada, sobre todo las dos últimas. No cabe duda que la arquitectura islámica, con edificios emblemáticos como la Alhambra, es un reclamo difícil de ignorar;  mientras que la capital del Tajo, su compacto perfil atraerá, no solo a Ford, sino a otros tantos viajeros. Junto a las vistas generales, los dibujos parciales o los edificios singulares, el viajero británico se fijo y retrato a numerosos personajes, tipos curiosos, cuya estética se aproxima, en el trazo, a los bocetos para vestuario.

Acueducto_Milagros_MeridaLas salas, los espacios, han sido organizados para seguir y entender el trabajo de Richard Ford, mostrándonos una imagen compacta de la España de la primera mitad del siglo XIX a través de la retina de un británico curioso, observador y honesto con un país que no era el suyo.

Titulo de la muestra: Richard Ford. Viajes por España (1830-1833)

Sede: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Fechas: 25 de noviembre de 2014 al 1 de febrero de 2015

Información complementaria: http://www.realacademiabellasartessanfernando.com/es/actividades/exposiciones/richard-ford-viajes-por-espana-1830-1833

Catálogo: Rodríguez Barberán, F.J., Richard Ford. Viajes por España (1830-1833). Madrid: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Fundación Mapfre, 2014. 223 págs. ISBN: 978-84-96406-31-5.

Este cuidado catálogo, aunque con un tamaño poco apropiado para poder observar en todo su esplendor las reproducciones de las láminas de Ford, cumple con todos los requisitos de este tipo de trabajos, pues incluye los correspondientes capítulos de contextualización más el catálogo de la exposición. No cabe duda, por la dimensión de la temática, podríamos considerar a este libro como una futura obra de referencia para aquellos que quieran adentrarse en la España del siglo XIX.

Ente los capítulos introductorios tenemos los textos de Ian Robertson, ”Richard Ford (1789-1858)” (pp. 11-27), una cronología comentada, y ”Viajes de Ford por España” (pp. 73-111). A cargo del editor, F.J. Rodríguez Barberán, disponemos del capítulo titulado ”Una colección invisible. Los dibujos españoles de Richard Ford” (pp. 29-71), dedicado a explicar la importancia de este patrimonio visual. Del catálogo de la obra se ha encargado A. Gámiz Gordo, que nos ofrece una pequeña introducción a cada grupo de láminas con el objetivo de encuadrar los itinerarios y las ciudades, tanto en su tiempo, como dentro del propio trabajo de Ford ”Paisajes dibujados. Las rutas de Ford” (pp. 113-303). El libro puede emplearse perfectamente como una guía de mano para poder seguir la exposición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s