Los héroes están muertos: heroísmo y villanía en la televisión del nuevo milenio. Reseña de libro

20150318121613083-3Juan J. Vargas-Iglesias (coord.)

Los héroes están muertos: heroísmo y villanía en la televisión del nuevo milenio

Palma de Mallorca: Editorial Dolmen. 2014

318 páginas

ISBN: 978-84-15932-42-0

website: http://www.dolmeneditorial.com/proximamente-los-heroes-estan-muertos-heroismo-y-villania-en-la-television-del-nuevo-milenio/

Que los héroes están muertos, ya lo sospechábamos desde que al final de los 70 Lyotard estableciera el final de los grandes relatos. Lo interesante por tanto de este trabajo no es lo que afirma su título, sino lo que concluye su epílogo: que “después de todo, puede que no importe que los héroes estén muertos o estén vivos. Puede que solo importe que estén”. Y de eso es de lo que se ocupa el trabajo coordinado por Vargas-Iglesias: de enmarcar a los protagonistas de las series de más éxito de los últimos en el eje héroe- villano.

Con este objetivo, Juan J. Vargas- Iglesias y otros 25 profesores o investigadores vinculados con la Universidad de Sevilla, recorren 28 series mainstream que sólo tienen en común su éxito. Para organizar lógicamente narraciones tan dispares, el libro se organiza en tres apartados. En el primero “La forja del centinela” se revisan siete series cuyos protagonistas encajarían con cierta facilidad en el molde del héroe tradicional, si no fuera porque al considerar sus luces y sombras predominan las segundas; aquí se analizan entre otros a Jack Bauer cumpliendo sus misiones al límite de la ético, a Nicholas Brody desengañado por los suyos, o a Gregory House salvando vidas a golpe de cinismo. El segundo bloque repasa siete series cuyos protagonistas serían villanos clásicos que en sus historias se redimen porque buscan el bien con el mal, o simplemente porque son socialmente aceptables. Entre los primeros encontramos a Dexter Morgan usando su psicopatía para que el crimen no quede impune o a Walter White metamorfoseado en Heisember para asegurar el bien de su familia. Entre los carismáticos no podían faltar el encanto embaucador de Barney Stinson, o la pareja de cirujanos estéticos protagonistas de Nip/Tuck. El último apartado, que explora la figura del héroe en contextos al límite de la realidad, es el más amplio de los tres y el que contiene los análisis más diversos. Aquí se revisan las cuitas de Rick Grimes- quizá el héroe más tradicional de todos los del libro- salvaguardando los principios éticos en mitad del apocalipsis zombi; pero también Sookie Stachouse- la única aproximación al heroísmo femenino. En el último bloque encontramos también dos análisis de productos de animación: la serie anime Death Note, o la juvenil Hora de aventuras.

La variedad de personajes tratados, y la variedad de autores se concretan en análisis que enfocan heroísmo y villanía desde perspectivas también variadas, aunque enmarcadas por análisis narrativos, retóricos o simbólicos que en todos los casos ponen el acento en la crisis cultural que se inició al caer las torres gemelas. Cada uno de los capítulos resulta exhaustivo pero absolutamente claro, lo que convierte el libro en una lectura apetecible tanto para especialistas en análisis audiovisual, como para aficionados a las series o también investigadores sobre las relaciones que actualmente unen mainstream y cultura social.

Elena Cebrián Guinovart, profesora de Teoría de la Comunicación y la Información de la USPCEU

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s