Archivo de la etiqueta: Fundación Mapfre

Bruce Davidson, intimidad y realidad en blanco y negro

Bruce Davidson (Chicago, 1933) es un extraordinario fotógrafo, no solo por la técnica, tampoco por las temáticas, sino por su implicación personal con aquello que capta. De alguna manera, aunque esté tras el objetivo de su cámara, parece estar presente en la vida de aquellas personas que inmortalizó. Y, aunque al principio de su carrera, dentro de la lógica, fue influido por los fotógrafos de la época, posteriormente terminaría por definir su propio estilo, lo que le convertiría en un icono de la fotografía del siglo XX y profesional influyente.img_8130

Davidson, asimismo, se define como un fotógrafo humanista, un calificativo acertado, pues su trabajo destila valores, principalmente por que no observa a la persona como objeto, sino como ser humano, como a un igual. Lógicamente, por el contenido de las series, Bruce debe ser clasificado, además, como fotoperiodista, como fotógrafo de rodaje y como fotógrafo social. Y, en cualquier caso, como documentalista.

USA. New York City. 1959. Brooklyn Gang.
USA. New York City. 1959. Brooklyn Gang.© Bruce Davidson / Magnum Photos

Los trabajos son de distinto origen, desde materiales para revistas, como Live, como integrante de la agencia Magnum o independientes. Las fotografías publicadas para revistas son interesantes, aunque a veces fuese rechazado por la dureza de su contenido, pues cierta imagen rompía, contradecían y negaban los iconos del “sueño americano”.

El objeto preferido del Bruce es el hombre, quien aparece en retratado en solidario, en pareja o formando grupos. Su persecución del realismo es tan insistente que termina por entrar en contacto con grupos marginales o con aquellos que constituyen pequeñas sociedades, como las comunidades circenses. Igualmente, busca la visibilidad de los indefensos, interiorizando tanto su situación de discriminación que se solidariza con ellos. Por este y otros motivos, no es difícil comprender el trabajo como un conjunto que persigue defensa y la visibilidad de los otros, como su participación, en todos los sentidos, de las marchas a favor de los derechos civiles de los negros.img_8135

Otro ejemplo es la serie sobre una de las bandas callejeras, en donde busca al delincuente, sino al adolescente. O la realizada con los vecinos de bloque de viviendas de la calle 100 Este de Harlem, localizado entre la Primera y Segunda Avenida. Estas fotos son magistrales, pues demuestra la invisibilidad del fotógrafo, la colaboración del modelo, el compromiso del icono y el compromiso de la causa. Es tan profunda la relación entre fotógrafo y algunos de los personajes que se establecería una profunda relación de amista o de interés por el progreso de sus vidas.

USA. Alabama. Birmingham. 1963. A female protester being arrested and led away by the police.
USA. Alabama. Birmingham. 1963. A female protester being arrested and led away by the police.© Bruce Davidson / Magnum Photos

En definitiva, tenemos una exposición comprometida con los “desheredados”, con la marginalidad, con “los otros” y con “lo primitivo”; le interesa las microsociedades, las familias amplias formadas sin vínculos de sangre: las bandas callejeras, los mineros, las comunidades de vecinos, los clientes de una taberna, etc.

Aquí en las salsas de la Fundación, se proponen las siguientes series: John y Kate Wall, Pagatonia-Arizona (1955); La viuda de Montmartre, París (1956); El enano y el circo (1958-1967); Bandas de Brooklyn, Nueva York (1959); Inglaterra/Escocia, (1960); Sicilia (1961), México (1962), España (1965); Tiempo de cambio (1961-1965); Chicago (1964), Loa Ángeles (1964); Gales (1965); Calle 100 Este, Harlem, Nueva York (1966-1968); Cafetería Garden (1973-1976); Metro de Nueva York (1980); Central Park, Nueva York (1992-1995); Naturaleza de Paris (2005-2006); Naturaleza de los Ángeles (2008-2013).

En definitiva, esta retrospectiva de Bruce Davidson nos propone en recorrido por una parte de las sociedades modernas, actual a pesar de las fechas del trabajo, en donde se observa al hombre invisible, el que matiza la humanidad.

Título: Bruce Davidson(web oficial)

Tipo: Historia de la fotografía. Grandes fotógrafos

Lugar: Fundación Mapfre. Sala Bárbara de Braganza, 13. Madrid

Fechas: desde el 22 de septiembre de 2016 hasta el 15 de enrede 2017.

Anuncios

Hiroshi Sugimoto. Excelente técnica, composiciones frías

16
Birds of South Georgia. 2012. Hiroshi Sugimoto

Un expresión común dice que para gustos los colores, principio que podríamos aplicar a la exposición presentada por Hiroshi Sugimoto. En la Fundación Mapfre se ha organizado una muestra monográfica dedicada a este japonés.  Un fotógrafo que se traslada en los años setenta a Estados Unidos para aprender el oficio, por cierto bien asimilando. Con un perfil polifacético ha trabajado la escultura, la arquitectura, etc. Centrándonos en la fotografía, parece estar catalogado como “uno de los más importantes autores de la escena interés nacional”. Esta afirmación se asienta en las varias exposiciones montadas en otros países y que algunas de sus obras están colegas en las paredes de instituciones museísticas de prestigio.

Su técnica es depurada, sigue utilizando las cámaras analógicas y emplea procesos artesanales para visualizar sus trabajos.  En la rueda de prensa de ayer, soltó una de esas frases que aparecen en los titulares: la historia de la fotografía acaba con la aparición de las cámaras digitales, pues la fotografía resultantes es manipulable. Jeje. Hemos descubierto un nuevo crimen.

8
Fidel Castro, 1999. Hiroshi Sugimoto

Hablemos de dos de los temas que ahora se presentan. Dioramas, son fotografías tomadas, impecables y en blanco y negro, de los montajes museísticos del Museo de Historia Natural de Nueva York. Curioso, ¿todo esto es real?.

El siguiente grupo, Portrait, una serie de retratos?, fotografías de estudio, de personajes históricos moldeadas en cera. Y seguro que alguien dirá que ha captado la esencia y que realmente están vivos. Honestamente, creo que estos se caracterizan por una profunda frialdad, normal, los modelos no son de carne y hueso: son maniquíes.

No digo más. Ojo, ¿merece la pena visitar la exposición? Rotundamente sí. Su contenido nos proporciona un paso más para comprender la historia de la fotografía y el trabajo que desarrollan los fotógrafos. Cada cual elige su camino.

Título de la muestra: Hiroshi Sugimoto

Lugar: Fundación Mapfre, Paseo de Recoletos,  23. Madrid

Fechas: 23 de junio al 25 de septiembre de 2016

Sitio oficial de la exposición

Garry Winogrand. El francotirador de la fotografía urbana

IMG_9515Resulta extremadamente reconfortante que, por primera vez para mi observación, dos fotógrafos, que acudieron a la presentación para la prensa de esta exposición, estuvieran comentando entre ellos alguna de las fotografías incluidas en la muestra. Tampoco debería ser llamativo comprobar como otros profesionales contemplaban las instantáneas sin el objetivo de su cámara como filtro. Quizá la respuesta deberíamos encontrarla en la calidad y contundencia del material reunido en esta ocasión. Igualmente, entendemos el entusiasmo empleado por uno de los comisarios, Leo Rubinfien, en explicar el trabajo y el valor de la obra de Winogrand.

IMG_9499

La Fundación Mapfre, conjuntamente con el San Francisco Museum of Modern Art (SFMOMA) y la National Gallery of Art de Washington, ha organizado una exposición, comisariada por Rubinfien y Erin O’Toole, entorno a la figura del fotógrafo estadounidense Garry Winogrand (1828-1984). Y aunque se huye del calificativo retrospectiva, lo cierto es que tenemos la posibilidad de contemplar una reinterpretación profunda de la obra de este fotógrafo. Por ejemplo, mas de la mitad de las fotografías no habían sido positivadas o eran copias olvidadas. Por tanto, este proyecto ha permitido una revisión de la producción, regenerándose, con un difusión mas integral, el legado público de Garry.

Winogrand es uno de los fotógrafos estadounidenses más importantes de mediados del siglo XX. Incluso se afirma que su trabajo, junto al de otros, ha sido determinante para elevar la fotografía a la categoría de arte.

03_sfmoma_winogrand_newyorkcity_1960
New York, c. 1960. G. Winnogrand Archive, Center for Creative Photography, University of Arizona

Su mirada, en blanco y negro, refleja la compleja sociedad de Estados Unidos entre 1950 y 1984. Y aunque no su labor reniega del documentalismo, su trabajo es un documento imprescindible para observar y conocer dicha sociedad. De hecho, se le bautizaría como el “Cronista de América”.

El modo de vida americano, el sueño americano, es un tema recurrente. El mismo era consciente de lo que reflejaba con su trabajo, siendo ciudadano de un país que se recuperaba del esfuerzo de la Guerra Mundial. Una sociedad feliz favorecida por un desmesurado crecimiento económico que chocaba con los avatares de la política, la Guerra Fría –Guerra de Corea y Guerra de Vietnam- y los asesinatos de los Kennedy y de Luther King. Lógicamente, este fotógrafo ofrece un recorrido muy extenso y no debemos comparar momentos tan distintos como las décadas de los cincuenta frente a la de los ochenta. En cualquier caso, entiendo, por su técnica, que es un francotirador urbano, que aborda a la gente por sorpresa, robándoles un instante sin que ellos estuviesen preparados para aceptarlo. La calle es su principal ecosistema de trabajo, que junto a cierta “agresividad” fotográfica, le permitieron conseguir momentos limpios, ingenuos, sorpresivo, realistas. Por ejemplo, Nueva York es una sucesión de secuencias rasgadas en clics en manos de Winogrand.IMG_9511

La propuesta de Mapfre recoge más de 200 fotografías. Las salas elegidas corresponden al espacio expositivo de la sede de Bárbara de Braganza, una sede que ya ha albergado otras propuestas fotográficas de la Fundación. El recorrido propuesto a lo largo de las dos plantas se estructura en tres bloques. El primero, ‘Bajando desde el Bronx’, recoge fotografías urbanas de Nueva York realizadas entre 1950-1971. El segundo, ‘Un estudiante de Norteamérica’, recoge su trabajo fuera de la ciudad y realizadas durante el mismo periodo. Y, el tercero, ‘Auge y crisis’, recopila su paso, a partir de 1971, por distintos lugares, como Texas, California, Miami, etc.

Tras recorrer las salas, creo que estoy ante uno de los mejores fotógrafos urbanos del pasado siglo. Aunque su obra deba de catalogarse como doméstica, con su peculiar personalidad, su aportación es universal.

Título de la muestra: Garry Winogrand

Sede: Fundación Mapfre. Sala Bárbara de Braganza

Fechas: 23 de febrero a 3 de mayo de 2015

Información complementaria: http://www.exposicionesmapfrearte.com/exposiciones/es/garrywinogrand/

300-cubierta-Garry-Winogrand_tcm164-83360Catálogo: Leo Rubinfien (ed.), Garry Winogrand. Madrid: Fundación Mapfre, 2015.

Con la marca de calidad de las ediciones preparadas por la Fundación para acompañar y documentar las exposiciones que se dirige al publico en general y a los estudiosos interesados. La edición cuenta con una serie de textos contextualizadores preparados por Leo Rubinfien, Sarah Greenough y Erin O’Toole; de Tod Papageorge y Sandra S. Phillips y una cronología de Susan Kismaric.

Información complementaria: http://www.fundacionmapfre.org/fundacion/es_es/cultura-historia/publicaciones/arte/catalogos-exposiciones/garry-winogrand.jsp

«Henri Cartier-Bresson». El ojo izquierdo de la fotografía

IMG_5643IMG_5622Primero fue en París, ahora le toca a Madrid y después seguirá su camino a las sedes de Roma y Ciudad de México. Esta será la vida de una intensa, densa (500 objetos) y extraordinaria exposición dedicada al polifacético Henri Cartier-Bresson.

Hiciera lo que hiciera, el joven Henri estaba destinado a engrandecer alguna de las artes. Aunque la pintura y el dibujo fueron el principio y el fin, desde los años de juventud ya utilizaba el objetivo para aproximarse, de una manera completamente diferente, al entorno que le rodeaba. Y en su largo viaje, muchos de los trabajos tendría como destino su difusión en las paginas de distintos tipos de revistas ilustradas, muchas de ellas cabeceras de gran prestigio dentro de los ámbitos de información general, como especializada. En cualquier caso, como cualquier fotógrafo, su trayectoria transitaría por distintas etapas o periodos, línea cronológica que ha sido respetada para la exposición.

IMG_5646Primer periodo, 1926-1935. Se acerca al surrealismo y comienza a trabajar como fotógrafo. Parece que el escaparatismo atraería indefinidamente su atención. Su gran aportación, en este momento, son las imágenes tomadas en las distintas escalas de sus viajes, por Europa, África y América.  Las fotografías africanas desbordan humanismo. Las realizadas en Italia o en España, al margen de buscar amplias perspectivas y lugares elevados, mostrando espacios amplios, a veces vacíos; tampoco desdeña las multitudes -como los grupos de niños- o los detalles. Otras tantas obras tienen enfoques o planos rebuscados, surrealistas, con las figuras humanas difuminadas como consecuencia del movimiento, pero también tipos sociales no convencionales, lejos de los privilegiados. En cualquier caso, son ejemplos retrospectivos de sociedades pasadas, muy atractivas para Henri, muy interesante para nosotros.

IMG_5655Segundo periodo. 1936-1946. Henri Cartier-Bresson, situado ideológicamente a la izquierda, y como hombre de su tiempo, tendría una actitud militante y comprometida con los acontecimientos de la época: trabajara para la prensa comunista (Ce-Soir y Regards, en donde convive y aprende con Capa y Chim),  o se embarcaría en la realización de varios filmes. Algunos de los temas ya tocados en la etapa anterior, captar las clases más desfavorecidas a partir de ahora tendrá un mayor significado. No obstante, aquí encontramos un momento interesante. El diario comunista Ce-Soir le enviaría a Londres como reportero gráfico a documentar la carnación del rey Jorge VI. Al margen de las multitudes y de los tipos humanos, se vería sorprendido por el uso de numerosos periscopios. Otro de los trabajos, chocante, son las fotografías de niños “perdidos” realizadas para el mismo diario y cuyo destino era un concurso “El misterio del niño perdido” (en la exposición puede verse un gran panel con dichas imágenes ya incluidas en las páginas del medio). Y llegamos a la guerra, primero dentro de nuestra Guerra Civil, después la Segunda Guerra Mundial.

IMG_5667Victoria de la vida (Return to life) -IMDB: http://www.imdb.com/title/tt0030676/-, dirigida por el mismo y el estadounidense Herbert Kline, se centra en mostrar el esfuerzo sanitario de la República española, primero alrededor de las maternidades y atención a los recién nacidos, después el trabajo en el frente y en los hospitales en la retaguardia para tratar y hospitalizar a los heridos en la contienda. Con un tono claramente propagandístico, en muchas ocasiones con movimientos de maniobra perfectamente preparados y con algunas secuencias largas y redundantes, es un documento magnífico para analizar la sanidad militar durante la guerra (en una sala de video puede verse el metraje completo). Para ver la película entrar en el siguiente vínculo: http://parcours.cinearchives.org/Les-films-731-94-0-0.html.

IMG_5677Fidel_Castro_Life_magazineTercer periodo, 1947-1970.  En París, año 1934, se creaba la agencia Alliance Photo, en su nómina, embrionaria de Magnum, aparecen Chim, Capa y Cartier-Bresson. Como miembro de Magnum, Henri reafirmaría su perfil de fotoperiodista y comienza una larga y fructífera carrera de reportajes, cuyas mejores instantáneas tendría cabida en la mejores publicaciones de la época. Recorrerá el mundo para captar las exequias de Ghandhi (1948): será testigo en China del fin del Kuomintang (1948); verá la Rusia de Stalin tras su muerte (1954) -una de sus fotos será portada de varias revistas, incluida Life) o viajará a Cuba tras la crisis de los misiles (1963).

También en este periodo, temática ineludible para todo fotógrafo excepcional, nos dejaría una estupenda galería de retratos, inmortalizando a artistas, escritores, pensadores, científicos.

IMG_5627IMG_5670Al margen de estructurar la exposición desde la perspectiva de la evolución cronológica, nos encontramos con un espacio vital, quizá el principal argumento de la obra de Cartier-Bresson, el ser humano como objeto social, como ilustración antropológica de todas aquellas sociedades que él visito y capto desde ese ojo izquierdo, occidental y francés del la época central del siglo XX. Su magna obra nos permite comparar lugares equidistantes y modos de vida yuxtapuestos.

Recordemos que veremos en las distintas salas un total de 500 obras, por lo que debemos ir con tiempo, sobre todo si vemos al completo el material fílmico, y con cierto grado de paciencia para no saturarnos. Sobre paredes oscuras y la típica luz baja veremos las fotografías enmarcadas en soportes de mediano tamaño, no vamos a encontrar grandes formatos. También, disponemos de varias salas de video con copias de sus filmes documentales. Creo que es una oportunidad única de contemplar el trabajo de uno de los mejores fotógrafos del siglo XX. Además, si aprovechamos las otras exposiciones abierta en el marco de PhotoEspaña 2014, tenemos la oportunidad de hacer un recorrido por la historia de la fotografía.

Título de la muestra: Henri Cartier-Bresson

Sede: Fundación Mapfre. Sala Recoletos, Paseo de Recoletos, 23. Madrid

Fechas: 28 de junio al 7 de septiembre de 2014

Más información en: http://www.exposicionesmapfrearte.com/cartierbresson/es/

Fundación Herni Cartier-Bresson http://www.henricartierbresson.org/

Catálogo de la exposición: Chéroux, C. (dir.) (2014) Henri Cartier-Bresson. Madrid: Fundación Mapfre. 399 págs.cartier-1-580

ISBN: 978-84-98444-471-1

Más información editorial: http://www.fundacionmapfre.org/fundacion/es_es/cultura-historia/publicaciones/arte/catalogos-exposiciones/catalogo-henri-cartier-bresson.jsp.

No cabría otra respuesta a la magna exposición que un grueso catálogo para conmemorar y dejar testimonio de la muestra. Su contenido ha sido preparado en París y traducido al castellano para acompañar a la sede española. El original, editado por el Centro Pompidou, cuenta con colaboradores de esta institución y de la Fundación Henri Catier-Bresson.

Al margen de la introducción, redactada por el editor C. Chéraux, cuenta con varios apartados, espacios que van desentrañando la evolución personal y estética de Cartier-Bresson. El sumario muestra una estructura expositiva organizada en cuatro partes o secciones. Cada una de ellas estará precedida por un trabajo de investigación, texto que irá acompañado por un coherente, pero no abusivo, aparato crítico. A continuación aparecerá el catálogo de las obras expuestas.

El duro placer: Signos ascendentes; La atracción surrealista

A la sombra de la casa marrón: El compromiso militante; El cine y la Guerra

La reconfiguración del mundo: La elección del fotorreportaje; Antropología visual

El disparo fotográfico: Tras la fotografía.

Finalmente, se incorpora un listado del material expuesto y una selección bibliográfica.