Archivo de la etiqueta: Guerra Civil española

‘El arte de volar’. Una novela como terapia para Antonio Altarribia

arte-volar-01_Página_1Título: El arte de volar

Guionista: Antonio Altarribia

Ilustrador: Kim (Joaquim Aubert Puigarnau)

Prologo: Antonio Martín

Género editorial: Novela gráfica

Género temático: Memorias-Biografía

Temática: II República. Guerra Civil española. Exilio republicano. Postguerra

Edición consultada: Alicante: Edicions de Ponent, 2009

Páginas: 207

Formato: cartoné 29,5 x 22,5 cm.

ISBN: 978-84-96730-37-3

Sitio web: http://www.edicionsdeponent.com/cgi-bin/obra.asp?id=129

Blog de autor: http://www.antonioaltarriba.com/el-arte-de-volar/

Sinopsis: Estamos ante la historia de Antonio Altarribia López, un hombre mayor, quién toma la decisión de suicidarse saltando desde una venta de la Residencia de Lardero (La Rioja) en donde reside. A partir de aquí, Antonio Altarribia Ordoñez, su único hijo, toma las riendas de la narración para contar la historia de su padre, desde la infancia hasta el momento de precipitarse voluntariamente al vacío.

Relato: Empecemos por el prólogo, de Antonio Martín, escrito en un tono muy emotivo, en donde se justifica el tono comprometido con el que se cuenta la historia de Altarribia.

arte-volar-01_Página_2Las palabras de Martín son comprensibles, una vez que hemos conocido la biografía de Antonio padre. Antonio, hijo, a partir de unos apuntes dejados por su progenitor, toma las riendas de la narración, convirtiéndose en su propio padre para escribir en primera persona una biografía. Recordemos, que en las primeras viñetas observamos como el viejo Antonio busca el momento para el suicidio hasta saltar desde la cuarta planta. Su caída hacia el vacío, planta tras planta, irá coincidiendo, voluntariamente, con la estructura cronológica de la novela: 3ª, 1910-1931; 2ª, 1931-1949; 1ª, 1949-1985; y suelo, 1985-2001. Cada uno de los capítulos, muy desequilibrados en extensión, también es identificado por un título, una idea que para el autor resume a la perfección cada una de las fases de la vida de su padre: El coche de madera, Las alpargatas de Durruti, Galletas Amargas y La madriguera del topo. Quizá, los dos primeros sean anhelos, deseos y esperanzas de una vida mejor, los dos últimos, las amargas consecuencias de una vida difícil, truncada y con ideas traicionadas. Por otra parte, a pesar de ser una historia personal, a través de sus ojos y de sus sentimientos podemos recorrer buena parte de nuestra historia reciente.

arte-volar-01_Página_3Realmente la historia comienza en los años de la infancia, transcurridos en Peñaflor, un pueblo de la provincia de Zaragoza. Un lugar, duro y cruel, no solo por la difícil vida en el mundo rural español de principios de siglo; también por convertir a los hombres en seres rudos y despiadados, capaces de repetir, una y otra vez, los mismo signos de crueldad ancestral sobre los más débiles. Por tanto, es fácil comprender los movimientos migratorios, es sencillo entender los deseos de los hombres por encontrar un mundo mejor para ellos. Precisamente, en el segundo capítulo, el más extenso en páginas, capital en la historia personal de Antonio, en donde termina por definir su propia vida, coincide con los años determinantes de la primera mitad del siglo XX: la II República, la Guerra Civil, el exilio para los perdedores y la Segunda Guerra Mundial en suelo francés. Antonio, de ideología anarquista, reclutado para el ejército franquista, desertor de este, integrante del ejército popular, combatiente en varios frentes, exiliado en Francia y perseguido durante la ocupación alemana. En estos largos años, incluidos los de su infancia, verá morir a buenos amigos, contemplará traiciones e intentará disfrutar de los escasos buenos momentos que le ofrece la vida. Después, con el mundo en paz, pero en el exilio, su mundo ideológico y espiritual se ira paulatinamente desmoronando. Incluso, su regreso a España, pese a cierta normalidad, pues crea una familia, no le reportaría, salvo el nacimiento de su hijo, reencontrarse consigo mimos. Año tras año, aumenta su frustración, la sensación de la traición personal, con demasiados remordimientos, hasta el punto de centrarse en un estado de soledad permanente. Y como dice el autor: “Puedo igualmente asegurar que, aunque parecieran unos pocos segundos… mi padre tardó noventa años en caer de la cuarta planta”.

arte-volar-01_Página_4La narración es dura y contundente, demasiado castigo para el guionista. En este sentido podría entenderse la novela como un ejercicio de regeneración, de terapia para sobreponerse al duro golpe del suicidio del padre.

En cualquier caso, el texto es directo, pero con una gran capacidad de contar una larga experiencia en poco espacio. Y, aunque, como hemos señalado anteriormente, se trata de una narración en primera persona, son frecuentes los diálogos entre los distintos personajes, sobre todo con los compañeros de viaje de Antonio.

Diseño ilustraciones: La parte gráfica es obra del ilustrador Kim. La historia ha sido dibujada en blanco y negro, con tonos grises y con fondos habitualmente blancos. Cada página está estructurada en tres líneas de viñetas, frecuentemente distribuidas asimétricamente en dos viñetas por línea. Kim utiliza todo tipo de planos, desde los abiertos hasta lo de detalle, los picados, las escenas casi planas o las que tienen una perspectiva profunda. Dibuja, todo tipo de escenarios, interiores, rurales, urbanos, de batalla, íntimos o panorámicos.

Arte_volar-04Las figuras son naturalistas, aunque los rostros solo adquieren gran detalle cuando estos aparecen en primeros planos. No duda en emplear los desnudos, incluidas las escenas de cama, aunque con cierto pudor cuando dibuja a la madre de Antonio.

Por lo general, existe un buen equilibrio entre guión e ilustraciones, siendo escasas las viñetas con cierto aspecto de saturación de texto. Este se muestra mediante la utilización de letra mayúscula. Para los textos, en función de su origen, se emplearán distintos tipos de bocadillos, rectangulares, y situados en la parte superior de las viñetas para la narración en primera persona, y globulares para los diálogos.

Impacto en medios:

González, Lucía (2010): “La desgarrada ‘El arte de volar’ premio Nacional del Cómic”. Elmundo.es, [en línea] 16 de noviembre. Disponible en: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/16/cultura/1289905941.html

Grau, Abel (2010): “’El arte de volar’, crónica del choque de utopía y realidad en la España del siglo XX”. Elpais.com, [en línea] 16 de noviembre. Disponible en: http://cultura.elpais.com/cultura/2010/11/16/actualidad/1289862004_850215.html

Pons, Álvaro (2010): “’El arte de volar’ es una obra maestra”. Elpais.com, [en línea] 16 de noviembre. Disponible en: http://cultura.elpais.com/cultura/2010/11/16/actualidad/1289862010_850215.html

Prado, África (2013): “El cómic ‘El arte de volar’ revoluciona Correa del Sur”. Diarioinformación.es, [en línea] 31 de agosto. Disponible en: http://www.diarioinformacion.com/cultura/2013/08/31/comic-arte-volar-revoluciona-corea/1410528.html

RTVE (2010): “’El arte de volar’, cuando el cómic es mucho mas”. Rtve.es, [en línea]. Disponible en: http://www.rtve.es/noticias/20100504/arte-volar-cuando-comic-mucho-mas/329941.shtml

Anuncios

‘Atrapado en Belchite’. La Guerra Civil de Pablo Uriel, la guerra de Sento. Segunda parte

20150615123134034 1
Cubierta

Título: Atrapado en Belchite

Guionista: Sento Llobell

Ilustrador: Sento Llobell

Género editorial: Novela gráfica

Género temático: Memorias. Bélico

Temática: Guerra Civil española

Edición consultada: Pentagraf Impresores, Valencia, 2015

Páginas: 149

Formato: rústica con solapas

ISBN: 978-84-606-6707-0

Sitio web del autor: http://www.sento.es/wordpress/atrapado-en-belchite/

Sinopsis: Segunda entrega, después de Un médico novato, de la trilogía planteada por Sento para narrar las memorias de su suegro. Pablo Uriel, tras salir de la prisión militar, se incorpora a su puesto como médico en una un punto estable en el Frente de Aragón, en la provincia de Zaragoza. Sin embargo, el curso de la guerra cambia, iniciándose una dura ofensiva impulsada por el ejército republicano sobre este frente con el objetivo de rebajar la presión del ejército franquista sombre otro de los frentes, el del Norte. Las duras hostilidades tendrá un lugar de referencia, Belchite, dando paso a una dura batalla de la sería testigo Uriel.

20150615123134034 2Relato: La dura y sangrienta batalla de Belchite es uno de los símbolos vivos de la Guerra Civil. Tras el conflicto, el pueblo no fue reconstruido, respetándose el aspecto ruinoso como consecuencia de los combates: Franco convertiría este lugar en un museo, sin musealización; y, junto a otros lugares, como el Alcázar de Toledo o el Cinturón de Hierro, serían puntos de destino para un turismo de guerra.

En el invierno de 1937, Pablo, por fin, consigue integrarse como médico militar en un punto del frente aragonés cerca de Azuara.

Asimismo, se mantiene el mismo interés por narrar las memorias de Uriel, aportando un nuevo apéndice con los materiales empleados, incluyendo el recorrido del autor por los escenarios de la historia.

20150615123134034 3El estilo de la narración sigue siendo el mismo, aunque ahora el contexto es distinto, pues nos aproximamos al género bélico. A través del personaje protagonista comprobamos como era la vida en el frente, junto a la nostalgia por dejar atrás a la familia. Lógicamente, siempre desde la perspectiva de un no combatiente: camaradería; nuevas amistades, la perdida violenta de las personas de tu entorno próximo, también de los amigos; el sufrimiento personal por la impotencia ante los eventos; el agotamiento físico y psíquico; el miedo, la ansiedad y la falta de un mañana claro; el sentirse extraño entre los suyos, etc. A partir de esta última sensación, Uriel se siente mucho más seguro entre militares que en la retaguardia entre civiles. Nuevamente, aparecen toda una serie de personajes que nos muestran las distintas formas del ser humano en los tiempos de conflicto: hombres justos, buenos hombres, supervivientes y hombres sin alma.

20150615123134034 4El relato es dinámico, generando un ritmo que va creciendo al mismo ritmo que la intensidad de la historia y de los combates. En todo caso, ha plasmado, en una equilibrada conjunción con las ilustraciones, la violencia de la guerra y sus consecuencias, sobre todo de aquellas que tienen un carácter civil. Hasta el momento, la experiencia de Pablo Uriel puede catalogarse como traumática, caracterizada por el deseo de supervivencia, pero también por mantenerse fiel a sus principios, con sus amigos, con su familia y con todos aquellos que necesiten sus servicios como médico.

Diseño ilustraciones: La segunda entrega mantiene el estilo de la primera novela de la trilogía. Las viñetas presenta un aspecto en grises y verdes caquis,  con algunos elementos distintivos vinculados a los uniformes, a las banderas  o a las heridas de los heridos. Por otra parte, el libro se compartimenta en varios capítulos. Y, habitualmente,  las viñetas se distribuyen entre tres y cuatro filas, aunque no es una cualidad estática. El estilo de las figuras humana recuerda cierta forma de representación de los años cincuenta, incluso he llegado a pensar que Sento parece influenciado por el Greco. Los entornos físicos son muy realistas, por lo que el lector percibe esta realidad como algo cercano. Los diálogos tiene su espacio en bocadillo muy geométrico, característica que choca con el resto de los trazos, muy naturales. Como detalle, el autor ha incluido una serie de recuadros cronológicos que permiten al lector contextualizar correctamente el relato.

Impacto en medios:

Constenla, Tereixa (2015): “Ser médico en Belchite en 1937”. Elpais.com[en línea] 13 de abril. Disponible en: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/04/12/actualidad/1428855930_727066.html

EFE (2015): “’Atrapado en Belchite’, nueva entrega del cómic de Sento Llobell sobre su suegro”. Heraldo.es, [en línea], 7 de mayo. Disponible en: http://www.heraldo.es/noticias/ocio_cultura/2015/05/07/atrapado_belchite_nueva_entrega_del_comic_sento_llobell_sobre_suegro_358998_1361024.html

EFE (2015): “’Atrapado en Belchite’, nueva entrega del cómic de Sento Llobell sobre su suegro”. Elconfidencial.com, [en línea] 7 de mayo. Disponible en: http://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2015-05-07/atrapado-en-belchite-nueva-entrega-del-comic-de-s-llobell-sobre-su-suegro_570600/

García, Mariano (2015): “La batalla de Belchite da el salto al cómic de la mano de Sento”. Heraldo.es, [en línea] 20 de mayo. Disponible en: http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/2015/05/20/la_batalla_belchite_salto_comic_mano_sento_361924_314.html

Palau, Victor (2015): “Atrapado en Belchite. Sento Llobell presenta la segunda entrega de las aventuras del médico Pablo Uriel”. Graffica.info [en línea] 20 de abril. Disponible en: http://graffica.info/sento-llobell-atrapado-en-belchite/

‘Un médico novato’. La Guerra Civil de Pablo Uriel, la guerra de Sento

Medico_novato_02 4
Cubierta

Título: Un médico novato

Guionista: Sento Llobell

Ilustrador: Sento Llobell

Género editorial: Novela gráfica

Género temático: Memorias

Temática: Guerra Civil española

Edición consultada: Barcelona: Ediciones Salamandra, 2014

Páginas: 152

Formato: rústica con solapas

ISBN: 978-84-16131-01-3

Sitio web: http://salamandra.info/libro/un-medico-novato

Sitio web autor: http://www.sento.es/wordpress/un-medico-novato/

Sinopsis: Primera entrega de la trilogía que narra las vivencias del doctor Pablo Uriel, médico recién licenciado y suplente en un pueblo de Zaragoza en los instantes previos al levantamiento militar del 18 de julio de 1936. Sin quererlo, primero será reclutado como profesional para formar parte del ejército insurrecto, después será encarcelado en una prisión militar como consecuencia de su pasado republicano.

Medico_novato_02 5Relato: El relato es verdaderamente intenso, tan intenso como fueron y serán los largos años de nuestra Guerra Civil. La historia tiene una sólida base en las memorias del doctor Pablo Uriel. No se trata de una inspiración cualquiera, ya que existe un significativo vínculo emocional que lo relaciona con Sento, pues se trata de su suegro. Consecuentemente, ha dispuesto de la información necesaria para articular y desarrollar el guión. Todo ello demostrado con la aportación de algunos de los documentos utilizados y que se incluyen en un pequeño apéndice final.

Como hemos señalado anteriormente, la primera parte de la trilogía comienza en los días finales de la vida universitaria de Pablo Uriel. Una vez licenciado, en el verano del 36, consigue una suplencia del médico rural en Rincón de Soto, en la misma provincia de Zaragoza. Una semana después estalla la guerra y el pueblo es tomado por milicias falangistas, siendo testigo de los primeros actos de la violenta represión. De vuelta a Zaragoza será reclutado como médico militar, aunque no le dará tiempo a ejercer, pues como consecuencia de un denuncia, será apresado y trasladado a una prisión militar.

Páginas desdeMedico_novato_02En una celda superpoblada entablará amistad con varios compañeros de penurias, conviviendo e intimando ellos, aunque también conociéndose asimismo. En el encierro, dentro de una retaguardia salvaje y sangrienta sufrirá el terror psicológico de saber que en cualquier momento puede ser uno más de los elegidos para el paseíllo de las seis.

Al mismo tiempo su familia también sufre, en primer lugar por el fusilamiento de Antonio y la prisión de Constan, dos de los hermanos de Pablo.  A pesar de las adversidades,  trabajarán insistentemente por salvar a Pablo, tarea que finalmente tendría su recompensa, consiguiéndose su puesta en libertad.

El guión es sencillo, concreto y directo, con diálogos constantes y precisos, todo bien acompañado por las ilustraciones. Son muy sugestivos ciertos grupos de personajes y actores individuales, me gustan las cuadrillas formadas por los presos y su camaradería y la familia Uriel, principalmente el papel jugado por las mujeres. Igualmente, es interesante el contraste en el trato dado, dependiendo del rango o la procedencia militar, de los diferentes hombres que interfieren en la vida de Pablo. A lo largo de su camino se cruzará con hombres honestos, hombres buenos y hombres sin alma.

Medico_novato_02 8Precisamente, como perfil de referencia debemos recupera el personaje identificado como Padre Gómez, cura de una parroquia de Zaragoza, cuyo inconformismo y visión crítica de la situación le supondrá su propia muerte. Aquí, llegamos a uno de las fases más curiosas de la novela. El párroco, muerto y formando parte del desfile de ejecutados, iniciará un intensa reflexión con Dios en su camino hacia el Paraíso.

Diseño ilustraciones: las viñetas presenta un aspecto en grises y verdes caquis,  con algunos elementos distintivos vinculados a los uniformes, a las banderas  o a las heridas de los heridos. Por otra parte, el libro se compartimenta en varios capítulos. Y, habitualmente,  las viñetas se distribuyen entre tres y cuatro filas, aunque no es una cualidad estática. El estilo de las figuras humana recuerda cierta forma de representación de los años cincuenta, incluso he llegado a pensar que Sento parece influenciado por el Greco. Los entornos físicos son muy realistas, por lo que el lector percibe esta realidad como algo cercano. Los diálogos tiene su espacio en bocadillo muy geométrico, característica que choca con el resto de los trazos, muy naturales. Como detalle, el autor ha incluido una serie de recuadros cronológicos que permiten al lector contextualizar correctamente el relato.

Los surcos del azar. La Nueve según Paco Roca

lossurcosdelazarTítulo: Los surcos del azar

Guionista: Paco Roca

Ilustrador: Paco Roca

Género editorial: Novela gráfica

Género temático: Bélico

Temática: Exilio republicano. II Guerra Mundial. La Nueve

Edición consultada: Bilbao: Astiberri, 2013

Páginas: 328

Formato: 17 x 24 cm

ISBN: 978-84-15685-36-4

Website: http://www.pacoroca.com/portfolio/los-surcos-del-azar

lanueve

Sinopsis: Paco Roca mantiene una larga conversación con Miguel Ruiz, republicano español exiliado en Francia. A través de sus recuerdos se reconstruye el largo y duro viaje de varios de los exiliados tras abanderar España desde el puerto de Alicante. Algunos de ellos formarían La Nueve, una compañía a las órdenes del capitán Dronne e integrada en la segunda división blindada del general Leclerc, cuya principal hazaña sería encabezar la entrada de los aliados en París.

Es muy probable que Paco Roca, sólo con este libro, venderá más ejemplares que todos aquellos que han analizado La Nueve desde la perspectiva científica. Incluso, podríamos recobrar el eterno debate sobre el valor de la novela histórica como objeto de divulgación de los acontecimientos. Lógicamente, y a priori, tendría mayor rango de fidelidad y de verosimilitud el conjunto de la literatura científica. Pero, igualmente, deberíamos preguntarnos por que un novelista o ilustrador gráfico tienen una mejor relación con el publico lector interesado y un mayor numero de seguidores, igualmente deberíamos reflexionar sobre la percepción de la Historia que aquellos, lo lectores de novela y cómic, tiene y por prefieren acercarse a los acontecimientos históricos a través del relato de ficción.

Relato: El relato esta construido a través de las conversaciones del propio autor de la novela gráfica y Miguel Ruiz –personaje de ficción-, un exiliado republicano que reside en Francia. Ambos reconstruirán la vida de Miguel entre 1939 y 1944, cuyos recuerdos pertenecen verdaderamente a un personaje real: Miguel Campos, desaparecido cuando realizaba una incursión en solitario contra el ejército alemán. Paco Roca recurre al continuo viaje al pasado, dejando que sean los propios protagonistas quienes cuenten la historia, pero empleando la figura de Miguel como eje vertebrador argumental.

20150306124157451_Página_2La historia surge al final de la Guerra Civil española, en el puerto de Alicante. Miles de personas esperan ser evacuadas por mar. Miguel, junto a otros compañeros consiguen embarcar en un carguero ingles, transporte que les conduciría hasta el puerto norteafricano de Oran. A partir de aquí, comenzaría un duro trasiego que les llevaría, entre otras vicisitudes, a combatir contra el Afrika Korps integrados en el ejército Francés. Sin embargo, el principal periodo, y argumento real de esta novela gráfica, se corresponde con La Nueve, una compañía formada casi exclusivamente por españoles, que formaba parte del 2ª División Blindada de la Francia Libre al mando del General Leclerc. Tras desembarcar en Normandía, después del Día D, se incorporaría a las operaciones en Francia. Como principales hazañas se encuentran, por ejemplo, Alençon, aunque la transcendente fue la de encabezar la liberación de la ciudad de París. El final del camino en Europa llegó el 5 de mayo de 1945, cuando participaron en la toma del Nido del Águila. El objetivo de todos republicanos exiliados combatientes era la lucha contra el fascismo, la derrota del nacismo como paso previo para volver a luchar contra Franco.

20150306124157451_Página_5Paco Roca no ha seguido todo el itinerario, pues cierra su narración poco tiempo después de la liberación de París, cuando Miguel, el personaje de ficción, deserta del ejercito francés para participar en los preparativos de la ofensiva antifranquista del valle de Arán.

El autor, junto a su capacidad narrativa y de ilustrador, ha intentado acercarse lo más posible a la verdad para construir posteriormente el relato de ficción. El mismo, en un texto final, identifica sus lecturas, aunque el principal recurso y “verificador” ha sido el especialista Robert S. Coale, quien escribe el epílogo de este libro.

Prácticamente todo el guión surge de la boca de los protagonistas. Todos los bocadillos representan la voz de los personajes. En todo caso, dicho guión siempre se estructura en dos partes, los diálogos entre Paco y Miguel y la reconstrucción histórica. Dos momentos, que como veremos, se diferencian entre sí a través de las ilustraciones. Volviendo a las charlas entre Paco y Miguel, contamos con un tercer personaje, un vecino de Miguel. Me tomo la licencia para interpretar a este actor, quizá represente el olvido, pues aún siendo vecinos desde siempre, desconoce la verdad de la historia.

20150306124157451_Página_4Diseño ilustraciones: Paco insiste en su presentación de la memoria, diferenciando las fases de la conversación frente a la reconstrucción histórica. En cualquier caso, la estructura narrativa visual se organiza, habitualmente, en tres tiras horizontales de viñetas, que, también, suelen organizarse en dos columnas. Igualmente, existe una clara diferencia visual, las conversaciones no tienen color, pues los dibujos tienen un fondo neutro gris. Sin embargo, la reconstrucción de la historia está representada a color con tonos principalmente caquis.

20150306124157451_Página_3Los dibujos son extremadamente naturalistas, muy reales. Paco, como ya se señaló anteriormente, ha buscado todo tipo de datos, incluido material gráfico. Precisamente, un importante número de fotografías le han permitido reconstruir espacios, lugares, etc., con la mayor fidelidad posible, incluido los uniformes y material bélico.

Impacto en medios:

Abella, Anna (2013) “Paco Roca y los republicanos que liberaron París”. Elperiodico.com, [en línea] 7 de diciembre. Disponible en: http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/paco-roca-republicanos-liberaron-paris-2902553

González, Lucía (2014) “’Los surcos del azar’: Paco Roca ante la historia del exilio español”. Elhuffingtonpost.es, [en línea] 5 de enero. Disponible en: http://www.huffingtonpost.es/2014/01/04/nuevo-comic-paco-roca_n_4349845.html

Jiménez, Jesús (2013) “Paco Roca: ‘Luchar por las libertades es tan necesario como respirar’”. Rtve.es, [en línea] 3 de diciembre. Disponible es: http://www.rtve.es/noticias/20131203/paco-roca-luchar-libertad-tan-necesario-como-respirar/808540.shtml

Pons, Álvaro (2013) “Mejor cómic del año, según los lectores de El País; ‘Los surcos del azar’, de Paco Roca”. Elpais.com, [en línea] 18 de diciembre. Disponible en: http://cultura.elpais.com/cultura/2013/12/17/actualidad/1387288446_136765.html

Riaño, Peio H. (2014) “El cómic no olvida”. Elconficencial.com, [en línea] 5 de enero. Disponible en: http://www.elconfidencial.com/cultura/2014-01-05/el-comic-no-olvida_72622/

Terrasa, Rodrigo (2013) “Perdidos en las trincheras”. Elmundo.es, [en línea] 24 de noviembre. Disponible en: http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2013/11/24/528dfa220ab7403c418b456a.html

Winnipeg: el barco de Neruda. La huella del exilio republicano

81wJgfHIwWLLaura Martel (guión)

Antonia Santolaya (ilustraciones)

Winnipeg: el barco de Neruda

Madrid: Hotel Papel Ediciones, Editorial Grupo 5, 2014. 83 págs.

ISBN: 978-84-937863-8-0

Barcelona, enero de 1939, ante el avance de las tropas franquistas, Manuel y Julia padre e hija, una niña de siete años, abandonarán la ciudad, cruzarán los Pirineos y buscarán refugio en Francia. Allí, como otros tantos españoles, serían internados en un campo de refugiados. Ambos intentarán normalizar una difícil cotidianidad. Como salida, Manuel se verá obligado a renunciar a la paternidad de su hija. Como huérfana gozaría de un vida más cómoda en un orfanato. En dicha institución, afortunadamente, Manuel también logaría encontrar su particular cobijo como trabajador.

Con los papeles en regla, ya fuera del campo, debe tomar una difícil situación: buscar un país en donde se factible emigrar, un rincón en donde exiliarse. La oportunidad llegaría gracias a una iniciativa de Pablo Neruda y del embajador republicano español, Rodrigo Soriano Barroeta-Aldamar. Ambos, con la escusa de reclutar a profesionales españoles, darían refugio en Chile a un par de miles de republicanos.

Winnipeg, nombre del barco francés, zarpaba del puerto francés de Trompeloup, cerca de Burdeos, el 4 de agosto de 1939, con cerca 2.500 exiliados a bordo, rumbo a Valparaiso, a donde arribarían el 3 de septiembre.imagen-sin-titulo

Este relato forma parte de la experiencia personal de Roser Bru. Gracias a su memoria, se ha intentado reconstruir las vivencias de ella misma y de otros compañeros de viaje, principalmente aquellos que la acompañaron a bordo del Winnipeg.

La historia ha sido narrada de una manera natural, frágil y abreviada, pero principalmente, ha sido transmitida con un profunda esencia simbólica.
El texto, de Laura Martel, es el fruto de una labor previa de documentación y de su intento por recuperar las experiencias de los exiliados españoles. Empero, no se trata de un ensayo, ni de un libro de investigación, sino de un novela gráfica, cuyo guión sigue el mismo esquema de naturalidad, fragilidad, brevedad y simbolismo.

Sin embargo, la versatilidad de la historia adquiere mayor energía gracias trabajo de la ilustradora Antonia Santolaya. Con un trazo naturalista y directo, los personajes y los ambientes han sido dibujados mediante la técnica del lápiz. El resultado es un tejido en blanco y negro, escenario que podríamos interpretar como la intención por dejar en nuestra retina la sombra de lo viejo, similar a las fotografías y a las películas de aquella época; o simplemente es un intento por enmarcar en negro un episodio triste de nuestra historia reciente: el exilio.

La estructura narrativa es sencilla y directa. El guión, los diálogos son directos, pues se conjuga perfectamente el binomio texto-ilustración, aquello que no se cuenta con la palabra queda meridianamente claro en la viñeta. Y aunque, la historia es el resultado de las vivencias de una niña, aquellos acontecimientos vistos por unos ojos infantiles se convierte en la memoria de una anciana. Esta memoria resumida, como señalamos al principio del texto, está planteada desde una perspectiva simbólica, intención que ya es advertida en la primera página, en la primera viñeta, cuando la ilustradora incorpora, entre sombras, la figura del miliciano muerto en el Cerro Muriano, polémica e icónica fotografía de Robert Capa.

Reseña completa y ampliada en: https://www.academia.edu/11204441/Laura_MARTEL_guión_y_Antonia_SANTOLAYA_ilustraciones_Winnipeg_el_barco_de_Neruda

La Guerra Civil televisada. Reseña del libro

9788415544203Hernández Corchete, Sira (ed.)

La Guerra Civil televisada. La representación de la contienda en la ficción y el documental español.

Salamanca: Comunicación Social, 2012. 219 págs.

ISBN (edición impresa): 978-84-15544-20-3

ISBN (edición eBook): 978-84-1544-21-0

La monografía colectiva analiza e interpreta la producción televisiva, documentales y ficción, concerniente a la Guerra Civil española. El sumario de la obra se sintetiza en una introducción, siete capítulos organizados en dos partes, “La Guerra Civil española desde una perspectiva documental” y “Ficción en torno a la Guerra Civil española”, y un epílogo.

Hernández Corchete, responsable del preámbulo, “Introducción. La televisión española como instancia productora de la memoria colectiva e histórica sobre la Guerra Civil” (p. 9-20), concluye, pese a lo que podría parecer, que esta temática tiene una escasa representación en la programación de las televisiones. A partir de la introducción, los textos se articulan a lo largo de las dos partes.

El primer capítulo, escrito por S. Hernández Corchete, “La mirada documental de la Guerra Civil en el tardofranquismo y la Transición. De la celebración de la paz a la búsqueda de la reconciliación nacional” (p. 23-52), es una profunda revisión de la presencia del conflicto en la programación de TVE, desde sus inauguración (1956) hasta los años ochenta, es decir durante el Franquismo, en donde el conflicto se presenta despolitizado, y la Transición, que tienen como objeto un afán democratizador. En cualquier caso, las producciones estuvieron «al servicio de la legitimización de los respectivos sistemas políticos vigentes en España…radicalmente opuestos» (p. 50). Cualidad a tener en cuenta, pues durante ese tiempo, Televisión Española era el único emisor; es decir, disponíamos de un modelo único de representación de la Historia.

J.C. Ibáñez, “Historia y relectura del consenso transicional en los documentales televisivos. El caso de La memoria recobrada” (p. 53-78), indaga en la producción temática a partir de los años noventa. La dilatada lista de títulos también recoge los filmes de propaganda franquista emitidos durante dicho periodo. La primera conclusión, obvia, es que la programación y la producción dependen del partido que gobierna en cada momento. Otra de las aseveraciones, interesantes, es la larga lista de periodistas encargados de los productos audiovisuales. Esta larga introducción tiene por objeto dar paso al análisis de una de las series, por su estructura narrativa, quizá la más interesante de la pasada década: La memoria recobrada. Dirigida por el periodista Alfonso Domínguez y emitida en La 2 (2006), plantea una visión analítica y crítica, lo que le lleva a revisar cual el significado real de la memoria, otorgando al contenido un valor trasgresor de «las normas del paradigma de representación transicional» (p. 75)

A partir del siguiente trabajo abordamos las propuestas desde los canales periféricos, en concreto el catalán y el vasco. E. Castelló se encarga de TV3, “Memoria en conflicto. Guerra Civil y posguerra en los documentales de la televisión catalana” (p. 79-100). A partir de un recuento exhaustivo de producciones, plantea algunas ideas atrayentes, como el uso, cada vez más frecuente, de la Historia por los medios de comunicación, que incluye la siguiente reflexión: «Deberíamos diferenciar entre los hechos históricos, estudiados por los historiadores con base en evidencias, y las narrativas y discursos que circulan en la esfera pública, a menudo articulados a través de los medios de comunicación» (p. 80). Como ejemplo sitúa la visión del conflicto, teniendo en cuenta, tanto la ficción histórica, como los documentales y los reportajes, desde los planteamientos catalanistas.

S. de Pablo, esboza un curioso título “¿Invasión o conflicto fratricida? El País Vasco y la Guerra Civil en Euskal Telebista” (p. 101-118), capítulo que analiza la influencia política de los partidos en la programación del canal autonómico vasco, que desde el PNV, supone una interferencia en el imaginario del recuerdo, pues lo vincula con la propia memoria. Aunque la producción es importante, se ha centrado en dos series documentales, Todavía ayer (1991-1992) y la Guerra Civil en Euskadi (1996), ambas dirigidas por el periodista Koldo San Sebastián «principal exponente de la historiografía vinculada al PNV» durante las décadas de los ochenta y noventa (p. 104). Quizá, desde el punto de vista metodológico, de Pablo recuerda la importancia de no separar, a la hora de trabajar con este tipo de materiales, el contexto político y social en el que se produjeron las series.

Ahora nos adentramos en la segunda parte del libro, dedicada al análisis de las producciones de ficción histórica. Cada uno de los investigadores irá proponiendo sus conclusiones centradas en algunos de los títulos producidos.

El trabajo de F. López, “Ardor democrático, ficciones bélicas y TVE en la década de 1980” (p. 121-140), debería ser enlazado con el de Hernández Corchete, viéndose como un complemente de aquel. En el señala la importancia de la II República y la Guerra Civil como argumento en una programación bajo la sombra del PSOE. Sin embargo, y situándose, como un punto y seguido de un trabajo propio anterior, ahora ha seleccionado dos series de ficción, La Plaza del diamante y Lorca, muerte de un poeta. López, con un planteamiento metodológico homogéneo plantea los siguientes temas de análisis: revisión del estatus social de los autores, Redondela y García Lorca, en la sociedad española del momento; el uso de la lengua y de la música; observación con respecto a la reconstrucción los ambientes; y el discurso sobre la guerra.

La propuesta de R. Gutiérrez Delgado y P. Diego González, “El contexto prebélico en La Señora y 14 de abril. La República. Representación dramática y producción del mito” (pp. 141-168), me parece una de las más interesantes. El trabajo aborda, tanto la contextualización televisiva de las series, como el modo de presentación de los aspectos históricos a través de la ficción dramática. Aquí, teniendo en cuenta los aspectos de la narración audiovisual, plantea la perfecta sintonía entre la tradición dramática teatral española y las series, ambas producidas por TVE y Diagonal TV: La Señora (2008-2010) y 14 de abril. La República (2011-). En definitiva, mediante la recreación de los ambientes y de los lugares, junto al estilo dramático del teatro español de finales del siglo XIX y principios del XX, se consigue recuperar la memoria histórica (p. 167).

J.C. Rueda Laffond y E. Galán Fajardo, “Huellas y sombras. La Guerra Civil en la ficción televisiva histórica nacional (2001-2012)” (p. 169-196), completan la revisión de títulos con dos nuevas series, ambas producidas por TVE y Hill Valley, Plaza de España (2011) y Amar en tiempos revueltos (2005-2011; 1500 entregas).

Este loable trabajo colectivo ha querido abordar el lugar ocupado la Guerra Civil como temática dentro de la producción televisiva, mayoritariamente originada en TVE. Lógicamente, como ya ha apuntado alguno de los autores, cada una de los títulos tiene una contextualización sociedad y política propias, que para Cataluña y Euskadi, implican una argumentación nacionalista.

Publicada en la revista Historia y Comunicación Social, vol. 19 (2014), pp. 391-393. Disponible en: http://revistas.ucm.es/index.php/HICS/article/view/47567/44585

«Todo Centelles, 1934-1939». Crónica de la exposición

IMG_5166Organizado por la Fundación Pablo Iglesias aunque con sede en el Instituto Cervantes tenemos el privilegio de acudir a una muestra que tiene como principal argumento la República y la Guerra Civil a través de los ojos de un fotógrafo, un recorrido casi uniforme, por algunos de los acontecimientos y hechos relevantes de aquellos años. El lugar elegido es el hall del Instituto Cervantes, anteriormente un banco, un espacio adaptado que puede confundir al visitante, pues el centenar de documentos están ubicados en cuatro espacios distintos, dos de ellos podrían pasar desapercibidos. La falta de indicadores es un hándicap para el visitante. Desde esta perspectiva estamos ante una exposición huérfana de marketing expositivo.

La argumentación o hilo narrativo es sencillo y lógico: cronológico temático. Literalmente tenemos la «Segunda República Española, el comienzo de la Guerra Civil, el Frente de Aragón y más tarde, su paso por el Campo de Bram, documentando las penosas condiciones de vida de los internos». En la muestra nos encontramos con documentos y objetos personales, incluyendo una cámara, y, fundamentalmente, la fotografía. Como fotoperiodista, el destino de su trabajo era la divulgación a través de la prensa, diaria y revistas ilustradas, regionales, nacionales e internacionales. Por tanto, encontramos, como complemento al núcleo principal, la fotografía, una recopilación de los medios escritos que editaron algunos de sus trabajos. Así, a los pies de las fotos se distribuyen varios expositores. En su interior han sido recuperados los ejemplares originales o facsimilares de aquellas portadas o páginas interiores que contienen dichas imágenes. Como ejemplo citamos una de las fotos fetiche, aquella que le ha identificado profesionalmente, los Guardias de Asalto en la calle Diputación el 19 de julio en Barcelona, de gran difusión y uno de los iconos visuales de la Guerra.

IMG_5147

El montaje general de la exposición recuerda otra muestra de temática parecida, como la dedicada a la Maleta Mexicana de Capa.

IMG_5161IMG_5165

El trabajo de Centelles es extraordinario, un referente del fotoperiodismo español, tan excelente y contundente como el de otros países. No me gusta la comparación con Capa, sobre todo cuando la comparación es a la inversa. Parece que el nivel comparativo se utiliza como un estándar de calidad de nuestros profesionales. Fotógrafos como Alfonso, Marín, Yubero o el propio Centelles creo que, como reporteros gráficos, fueron superiores técnica y temáticamente a Capa. Sería muy interesante proponer una exposición comparativa, que incida, precisamente en el origen del fotoperiodismo y las propuestas de cada uno de estos profesionales, abarcando un periodo concreto, la Guerra de Marruecos y la Guerra Civil para poder extraer conclusiones. Además, Centelles aprovechando su capacidad y oportunismo sería capaz de captura al propio Capa trabajando, varios son los ejemplos, los últimos identificados se sitúan en la despedida de las Brigadas Internacionales en Barcelona, cuando ambos trabajaban alrededor de los vehículos que trasladaban a Negrín y a Azaña. Es muy probable que si se hubiesen conservado los negativos de Capa, la escena, como en un espejo, sería la inversa.Juan Negrin fotografiado por Centelles

Por tanto, la muestra es un buen reclamo, tanto para indagar en la historia de la fotografía, del fotoperiodismo y de Centelles, también en la Guerra Civil, pues tenemos pequeños y, casi, perfectos storyboard de ciertos hechos. Con esta serie de fotografías se confirma esa vertiente documentalista de la fotografía, que llega y enseña más que los propios textos. La fotografía es directa, contundente, “honesta”, etc., aunque siempre observemos las escenas desde el ojo del fotógrafo y este hecho tiene sus ventajas y sus contraprestaciones.

Al margen de la referencia ya mencionado sobre la confusión generada alrededor de los ámbitos expositivos, sólo un comentario negativo de la exposición, el espacio dedicado a Centelles y su relación con la prensa australiana está fuera de lugar, pues rompe la línea narrativa propuesta desde un principio.

Título de la exposición: «Todo Centelles, 1934-1939»,

Sede: Instituto Cervantes. Alcalá, 49. 28014, Madrid

Fechas: 23 de abril al 25 de mayo de 2014

Horario: entre semana solo abre en horario de tarde.

Información complementaria:

http://www.fpabloiglesias.es/exposiciones/historico/19085_todo-centelles

http://www.cervantes.es/sobre_instituto_cervantes/prensa/2014/noticias/expo-todo-centelles.htm

Catálogo: [Todo] Centelles. Madrid: Fundación Pablo Iglesias, 2014. http://www.fpabloiglesias.es/editorial/catalogos/19099_todo-centelles. El álbum-catálogo cuenta con varios textos: “Mi padre, mi maestro”, firmado por su hijo Octavi Centelles i Marti; “La Mirada transversal de Centelles”, de uno de los comisarios, Joaquín Gasca; y “Agustín Centelles en la prensa de Australia (1934-1938)” -un curiosos apéndice-, de otro de los comisarios, Antón Gasca.

Fondos fotograficos históricos: Guerra Civil. Harry Randall: Fifteenth International Brigade Photograph Collection

Hace unos días, mi amigo Luis Rodríguez me mostraba un fondo fotográfico perteneciente a la Guerra Civil española: Harry Randall: Fifteenth International Brigade Photograph Collection ALBA.PHOTO.011.

http://dlib.nyu.edu/findingaids/html/tamwag/alba_photo_011/dscref14.html

Fortificado de la que XV Brigada Internacional tomó 800 prisioneros y un oficial de la Guardia Blanca. Quinto
Fortificado de la que XV Brigada Internacional tomó 800 prisioneros y un oficial de la Guardia Blanca. Quinto

Este fondo tiene su origen en la Unidad Fotográfica de la XV Brigada Internacional del Ejército Popular de la República.

La unidad, dirigida por Harry E. Randall Jr., fue creada para documentar la actividad de la XV Brigada durante la Guerra Civil española: compuesta por las brigada Abraham Lincoln y los batallones Británico, Canadian MacKenzie-Papineau, Dimitroff (voluntarios de Yugoslavia) y el 24 Español (voluntarios de Cuba). Se ha conservado cerca de dos mil imágenes para el periodo comprendido entre agostos de 1937 y septiembre de 1938. Los temas son muy variados, desde el combate hasta la vida cotidiana en la retaguardia.  La colección documenta las asambleas políticas, congresos, celebraciones y las actividades cotidianas de la población española.

El fondo está organizado en cinco series, cuyo orden es el cronológico.

  1. Serie A: Varios, agosto 1937 a mayo 1938. Batallas de Belchite y Quinto. Las fotografías muestran las secuelas de la guerra.
  2. Serie B: Retratos individuales, 09-1937/09-1938.
  3. Serie C: Grupo Retratos, 09-1937/08-1938.
  4. Serie D: Varios, septiembre 1937 a junio de 1938; 08-1938. Batallas finales, cruce del Ebro.
  5. Serie E: Varios, enero 1938 a septiembre 1938.