Archivo de la etiqueta: Las fuentes de información

La reseña crítica. Sentido y elaboración

La reseña crítica es, simplemente, una valoración personal del contenido de un trabajo resultante de la investigación científica o de productos culturales. En cualquier de los casos, el objeto de la reseña es intentar informa y orientar a otros científicos interesados o al público en general sobre las novedades bibliográficas o la salida al mercado de dichos productos culturales. Unas tendrán una estricta orientación y difusión de la ciencia, mientras que otras, dependiendo del origen, pretenderán el acercamiento de los ciudadanos a la cultura, pero también, como labor de marketing, persiguen la consecución de réditos económicos. Igualmente, los medios utilizados para la publicación o divulgación de estas reseñas son diferentes, por un lado, disponemos de secciones específicas dentro de las revistas científicas, y, por otro, los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio y televisión en sus distintos formatos) o de Internet, con webs o blogs especializados, junto a las redes sociales.

La reseña es una fuente de información muy interesante, es una forma más para configurar nuestra propia bibliografía. Sin embargo, no es un recurso común, tanto para ser escrita, como para ser consultada. El modelo actual de difusión no es el más adecuado. Recordemos que el objetivo principal de la reseña es la de difundir, mediante una mirada crítica, las novedades bibliográficas. Las revistas, lugar en donde acaban todas las reseñas, por la tardanza de las ediciones, pueden llegar a retrasar varios años su publicación. Sólo un sistema de edición inmediata, cualidad de las revistas digitales, da sentido a un formato de revisión de la ciencia extremadamente útil.

Por otra parte, por la escasa repercusión que tiene la reseña en nuestro propio currículo, cada vez dedicamos menos tiempo a esta tarea. Sin embargo, por mi propia experiencia creo que es un excelente aprendizaje, por ejemplo mejorando la capacidad de síntesis o abriendo los ojos al contexto y fijándome menos en los datos concretos. Simplemente, quiero ampliar mis conocimientos. En cualquier caso, el porcentaje de trabajos reseñados es ridículo, tanto es así, que los editores de las revisas se ven obligados a encargar un número mínimo para cerrar convenientemente las secciones. Al margen de los intereses que puedan existir, la producción de reseñas debería ser una de las tareas a inculcar entre los estudiantes desde los primeros años de los Grados. Cierto, que suele ser uno de los trabajos estandarizados de las asignaturas, pero es demasiado monótono y no se les explica concienzudamente su sentido; quizá deberíamos replantearnos el objetivo real de dicha práctica.

Otra cuestión, y apunto unas pocas líneas, es la situación que se está generando, como consecuencia de evaluación de la labor investigadora, en las revistas. Ahora, al igual que ocurre con los artículos propuestos, las reseñas enviadas a los editores también podrían ser sometidas a revisiones ciegas. Desde mi punto de vista es un grave error que tendrá consecuencias irreparables. La burocracia tiene un sentido, pero no vale todo.

Centrándonos en las Ciencias Sociales y en las Humanidades, el investigador dispone de múltiples formatos para presentar el resultado de su investigación, son: libros, folletos, actas de reuniones científicas, ciclos de conferencias, catálogos de exposiciones, los monográficos editados en las revistas científicas. Todos han sido editados convenientemente y cuenta con sus mecanismos de difusión, como las propias editoriales, las universidades, los institutos de investigación, etc., pero principalmente las librerías, habitualmente, especializadas. Nosotros, como observadores interesados, atendiendo al interés del contenido propuesto podríamos escribir una reseña crítica.

Igualmente, siempre y cuando el contenido se aproxime a nuestro ámbito de conocimiento, tendremos la ocasión de redactar reseñas de los productos culturales, como la literatura, la novela gráfica, el cine, las serie de televisión, una fotografía, una obra pictórica o escultórica, una exposición, etc. Aquí, dependiendo de toda una serie de circunstancias, estamos ante el resultado procedente de la creatividad, por lo que la implicación emocional, también las ideológicas, religiosas o culturales, son componentes básicos que determinarán, tanto nuestra percepción crítica, como las opiniones expuestas. Sin embargo, cuando se nos proponen exposiciones temáticas relativas a la Historia, a la Historia del Arte, a la Historia de la Fotografía, de fotógrafos documentalistas, de Arqueología, etc., siempre estaremos capacitados para aportar nuestra visión crítica creativa.

Centrándonos ahora en la difusión de la ciencia, como los libros, etc., y desde el punto de vista práctico, varias son las recomendaciones previas: una lectura concienzuda y responsable, la toma de notas, algunas pueden ser literales, y preparar un texto de carácter analítico sintético. En ningún caso, podemos dar por hecho que se trata de un resumen.

Igualmente, aunque es importante la autoría, debemos mantenernos al margen de ella. De alguna manera tendríamos que plantearnos una lectura ciega. Ni todo es óptimo, ni todo es deplorable: simplemente buscamos que el trabajo sea capaz de aporta elementos interesantes para la comunidad científica.

Nuestro análisis siempre se hará desde un conocimiento comedido del contenido del trabajo analizado. La reseña debe plantearse con el mejor espíritu constructivo y proponerse como una invitación para impulsar el debate. Lógicamente, como sabedores de la temática en donde se encuadra dicha investigación, observaremos las realidades expuestas, pero manejando con máxima objetividad dicho conocimiento. En cualquier caso, recalco que se trata de una valoración personal, de carácter orientativo para una comunidad de iguales, interesados en conocer las nuevas propuestas bibliográficas cercanas a sus propios temas de investigación.

La reseña debe cumplir con una serie de criterios, al margen de los indicados más arriba, el principal reflejar fielmente del contenido del libro, con una redacción adecuada y acertada. No se trata de promocionar el producto, sino facilitar la interesante tarea de actualizar la literatura científica.

El primer paso es resumir el cometido de la investigación expresando el objetivo u objetivos de la misma, seguido de un breve sumario que muestre esquemáticamente la estructura del libro. Igualmente, se señalara la inclusión de materiales complementarios, como ilustraciones, tablas, esquemas, anexos, etc. Asimismo, es conveniente valorar, sucintamente, el uso de bibliografía, fuentes primarias, etc. Lógicamente, no podemos olvidar hablar de la metodología. En cualquiera de los casos, estos comentarios ser aportarían si fueran pertinentes, aunque lo haremos comprimiendo la exposición al máximo. A continuación desmenuzaremos el trabajo, bien siguiendo una exposición unitaria o deteniéndonos en cada uno de los capítulos.

En el caso de analizar una monografía colectiva, algunas de las cuestiones anteriores deben ser revisadas. En primer lugar, es prioritario hablar de la temática general del libro, aunque también tendríamos que fijarnos en los subtemas o secciones. Posteriormente, conviene identificar, nominalmente a los investigadores junto al título de su aportación. Si el número de trabajos, como ocurre en las actas de congresos, es extenso, optaremos por las propuestas, a nuestro juicio, más relevantes. Aquí no cabe dedicar un espacio a informar sobre los materiales complementarios o de la metodología. Lo principal es recalcar el objeto principal de la monografía y detenernos, como ya he indicado previamente, en los trabajos sobresalientes.

Como tarea prioritaria, intentaremos resaltar las cualidades, particulares o generales, ya sean las metodológicas, por el uso de fuentes novedosas, por la propuesta de hipótesis interesantes, por el propio desarrollo del trabajo, por las conclusiones, por el esquema, por generar debate, por impulsar nuevas investigaciones, por romper tendencias, por resolver problemas enquistados, etc. Por el contrario, también deberíamos exponer las carencias, tanto por el contenido, como por las teorías propuestas, que el esquema este incompleto o desordenado, etc. Todas las opciones deben ser argumentadas con precisión.

En definitiva, como responsables de la reseña, y de la influencia que pueda tener en la comunidad científica, estamos obligados a realizar un trabajo impecable y constructivo.

Fuentes «no oficiales» y la muerte de Osama Bin Laden (IV)

_i_0_bowden-excerpt A falta de otros datos, las memorias y ciertos trabajos de investigación, sin una versión oficial, siguen apareciendo y teniéndose en cuenta como fuentes «no oficiales» para la ciudadanía. La publicación del libro Mark Owen, seudónimo Matt Bissonnette, uno de los comandantes al mando de la operación, Un día difícil (No Easy Day. The Firsthand Account of the Mission that Killed Osama bin Laden) (Crítica, 2012), junto a la entrevista un reportaje entrevista con el miembro del comando que disparo y, supuestamente, hirió de muerte a Ben Lade. Este trabajo lleva el títuloThe Man Who Killed Osama bin Laden… Is Screwed (http://www.esquire.com/features/man-who-shot-osama-bin-laden-0313), en lugar de aclarar las cosas parece haber sembrado ciertas dudas en la veracidad de los momentos finales de la operación. Un tercer elemento de análisis es aportado por Mark Bowden, prestigioso autor de títulos ya conocidos como Huéspedes del Ayatola: la crisis de los rehenes de Teherán (RBA, 2008), Black Hawk Down (Gorgi Books, 2002) o Matar a Pablo Escobar (RBA, 2007). Ahora aporta un nuevo trabajo, The finish. The killing of Osama Bin Laden (Atlantic Monthly Press, 2012). Con el fin de evitar polémicas y aportar alguna aclaración, ha escrito un pequeño artículo en la revista Vanityfair.

Bowden, M.  (2013) «Trigger Man». Vanityfair.com [en línea], 3 de junio. Disponible en:  http://www.vanityfair.com/culture/2013/06/two-stories-osama-bin-laden-navy-seals

Mantiñán Búa, I. (2013) ¿Quién mató a Bin Laden? Abc.es [en línea], 11 de junio. Disponible en: http://www.abc.es/internacional/20130611/abci-versiones-muerte-laden-201306102007.html

Desclasificación de documentos. Asignatura pendiente en España

operacionDesde hace unas semanas, la desclasificación de documentos británicos ha llamado la atención de la prensa española. Algunos de estos documentos están relacionados con la historia reciente de nuestro país. No solo es interesante por los datos divulgados, sino por la contrariedad que supone observar como en otros países son liberados dichos documentos, mientras que en España se cierra esta puerta.

José Mª Herrera Plaza, al realizar su documental sobre el suceso de Palomares, Operación flecha rota (2007), comentaba la dificultad de acceder a los documentos españoles, frente a las facilidades dadas desde EEUU.

Documental completo enhttp://alacarta.canalsur.es/television/video/operacion-flecha-rota/9114/127

EFE (2010) «Desclasificado un documental de EEUU sobre el incidente nuclear de Palomares». Elperiodico.com, [en línea] 16 de enero. Disponible en: http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/20100116/desclasificado-documental-eeuu-sobre-incidente-nuclear-palomares/100981.shtml

Moreno, R. (2014) «Los hermanos que rompieron el veto de Franco». El País, [en línea], 12 de enero. Disponible en: http://politica.elpais.com/politica/2014/01/10/actualidad/1389380890_638006.HTML  (nuevo).

Ahora le toca el turno a la «no beligerancia» de Franco durante la II Guerra Mundial, pero no solo este tema. Los Archivos Nacionales británicos han desclasificado otros más relativos este conflicto.

Norton-Taylor, R. (2013) «MI6 spent $ 200m bribing Spaniards in secon world war». Guardian.co.uk, [en línea] 23 de mayo. Disponible en: http://www.guardian.co.uk/uk/2013/may/23/mi6-spain-200m-bribes-ww2?INTCMP=SRCH

Norton-Taylor, R. (2013) «Wartine MI6 had secret plans for liquidatino or kidnapping of targets».  Guardian.co.uk, [en línea] 23 de mayo. Disponible en: http://www.guardian.co.uk/uk/2013/may/23/wartime-mi6-targets-national-archives

Norton-Taylor, R. (2013) «When Winston Churchill met Joseph Stalin: suckling pigs and savage brews». Guardian.co.uk, [en línea] 23 de mayo. Disponible en: http://www.guardian.co.uk/uk/2013/may/23/winston-churchill-jospeh-stalin-night-drinking

EFE (2013) «El MI6 pago sobornos para que España no participara en la II Guerra Mundial». Larazon.es, [en línea], 2 de junio. Disponible en: http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/2397835/el-mi6-pago-sobornos-para-que-espana-no-partic#.Uas4dypXupp

G.P., I. (2013): «EL MI6 pagó a generales de Franco para evitar su entrada en la Guerra». ABC, 24 de mayo, p. 77

Llagües, J.L. (2013) El general sobornado por el MI6″. Levante-emv.com [en línea], 2 de junio. Disponible en: http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2013/06/02/general-sobornado-mi6/1003127.html

Morales, M. (2013) «Desclasificados los papeles sobre sobornos del M16 británico a militares de Franco». Elpais.com, [en línea], 23 de mayo. Disponible en: http://cultura.elpais.com/cultura/2013/05/23/actualidad/1369325482_199873.html

Morales, M. (2013) «Desclasificados los papeles sobre sobornos del M16 británico a militares de Franco. El servicio secreto MI6 pago para que España no entra en la II Guerra Mundial». El País, 24 de mayo, p. 43.

Moreno Izquierdo, Rafael (2013) «El soborno británico a España que cambió la historia mundial». Abc.es, [en línea], 26 de mayo. Disponible en: http://www.abc.es/cultura/20130527/abci-inglaterra-soborno-franco-guerra-201305261954.html

Moreno Izquierdo, Rafael (2013) «El soborno que cambio la historia». ABC, 26 de mayo, pp. 66-67.

Oppenheimer, W. (2013) «General Varela (2 millones)». Elpais.com, [en línea], 1 de junio. Disponible en: http://cultura.elpais.com/cultura/2013/06/01/actualidad/1370105485_283805.html

RTVE (2013) «El espionaje británico sobornó a militares de Franco para evitar que ayudara a Hitler». Rtve.es, [en línea]. Disponible en: http://www.rtve.es/noticias/20130523/espionaje-britanico-soborno-militares-franco-para-evitar-ayudara-hitler/670661.shtml

Comentario y enlaces al debate surgido tras la paralización de la desclasificación de miles de expedientes vitales para los historiadores.

https://antoniomalalana.wordpress.com/2013/05/06/acceso-al-documento-y-derechos-ciudadanos-secretos-oficiales-y-desclasificacion/

Recopilación de artículos y normas que regulan, en España, el derecho de acceso de los ciudadanos a los documentos.

https://antoniomalalana.wordpress.com/2013/02/19/restricciones-normativas-al-acceso-al-documento-para-ciudadanos-e-investigadores/

Confiar en la prensa. Reseña de libro

Cubierta Confiar en la prensa o no.inddPiñuel Raigada, J.L., Gaitán Moya, J.A. y Lozano Ascencio, C. (2013) Confiar en la prensa o no. Un método para el estudio de la construcción mediática de la realidad. Salamanca: Comunicación Social Ediciones y Publicaciones.

http://www.comunicacionsocial.es/catalogo/colecciones/metodologias-iberoamericanas-de-la-comunicacion/confiar-en-la-prensa-o-no

La principal virtud de este libro es que nos empuja a recapacitar sobre la principal función de la prensa: informar honestamente sobre los acontecimientos. Y aunque sus páginas tienen un tono muy academicista, con una propuesta profundamente doctrinaria, creo que es una lectura aconsejable. Nuestra interpretación se centra en el debate sobre dos conceptos, a priori equivalentes, confianza y prensa, que hoy en día, por desgracia, parecen antagónicos.

La estructura narrativa se plantea a través de una estructura ordenada en dos partes. Previamente en la introducción, observamos un principio desalentador, y que se expresa de la siguiente manera. Desconfiar de la prensa no es sinónimo de rechazo de la información. Sin embargo, el lector estaría obligado a la lectura de un mayor número de periódicos con el fin de comparar el discurso y a buscar fuentes alternativas. En cualquier caso, el lector muestra un profundo interés por la actualidad -tanto de la más cercana, como de la más remota-, por el acontecer, por acontecimiento, por el día a día (p. 11 y 18).

En la primera «Periodismo y dominio histórico de existencia», está vinculada a una profunda reflexión sobre el acontecer. La explicación, a veces formulada en términos filosóficos, indaga en la relación entre el acontecer y el individuo, lejos de indagar en el concepto del acontecimiento desde la Historia; aunque la prensa reconstruya para la comunidad una realidad contextualizada.

Sin embargo, el historiador o cualquier investigador que busque la realidad social a través de prensa, cuando analice cualquier cabecera trabajará la mediación de los medios entre el acontecer y el individuo (p. 47). A favor de la prensa aparece, precisamente, la capacidad de mediación social del periodismo, pues cubre con regularidad la actualidad, dando a conocer los acontecimientos más cercanos.

Precisamente, el acontecimiento seleccionado por la prensa aparecerá señalado como transcendente, por tanto deberemos entenderlo como un acontecimiento periodístico. La toma de decisiones por un hecho u otro, da visibilidad a unos -existencia- e ignora el resto -silencio-. Es decir, para la prensa sólo existen ciertos acontecimientos, el resto queda fuera del acontecer.

Así la veracidad parece asociarse a una serie de términos, acontecer social, entorno social, actualidad, acontecer público y acontecer publicado, con matices muy interesantes como consecuencia del medio de difusión empleado: papel o Internet.

La segunda parte del libro es intensa. Otra serie de presupuestos teóricos sirven de introducción a la aplicación práctica de todo lo expuesto anteriormente. El capítulo 5 sintetiza el esfuerzo de los autores: Metodologías. Análisis de contenido del discurso auto-referente en la prensa y Delphi con periodistas de fuentes y medios (pp. 96-134). Del preámbulo a la metodología, queremos trascribir literalmente algunas reflexiones de los investigadores.

«Los medios de comunicación intervienen, sobre todo, en la imposición de discursos hegemónicos que construyen y actualizan continuamente las imágenes de la fragilidad social, y también hacen uso, aunque en menor medida, de discursos canónicos que contribuyen a establecer normas para afrontar los riegos sociales mas previsibles; hay que decir que cuantas más referencias al peligro se proponen y cuantas mas percepciones de amenazas se representan en sus relatos, se generan con más inmediatez las relaciones básicas de miedo en aquellas personas más desvalidas ante la complejidad de los discursos, como es el caso de los niños y las personas incultas» (p. 90).

«La verdad comunicativa se construye por la edificación incesante de la confianza y fiabilidad de las referencias en los discursos sociales, los cuales incesantemente se ponen a prueba por las prácticas relevantes del sujeto genérico y que incesantemente renueva la vigencia u objetividad de los objetos de conocimiento, incrementando y renovando así el saber y el hacer en cada  dominio de existencia histórico, el cual a su vez va cambiando por el cambio y reproducción de nuevos objetos de conocimiento y práctica por parte de los sujetos, y generando así nuevos criterios de confianza o fiabilidad en los discursos sociales» (p. 91).

«El sistema actual de comunicación social transforma y devalúa la verdad, y por consiguiente, la exigencia de contrastar la información. ¿Qué es verdadero y qué es falso? Si todos los medios de comunicación afirman que algo es verdadero, entonces, por mayoría, ¡será cierto!, aunque sea falso. Es decir, si la información no contrastada se toma por objetiva, y si además periodísticamente aparece como significativa porque se la supone de interés general para las audiencias, entonces será validad a todos los efectos» (pp. 92-93).

Finalmente, a través de las conclusiones generales, se plantean cuestiones básicas, pero no menores, sobre la responsabilidad social y la coherencia de la virtuosa práctica del periodismo.

El libro se cierra con un doble anexo que incluye el libro de códigos y protocolo de análisis, junto al cuestionario de las rondas de Delphi.

Recapitulando, creo el esfuerzo de los autores por plantear un modelo de análisis de la prensa en notable. El objetivo principal busca la definición de una metodología que nos encamine a calibrar la honestidad de la prensa, junto a su inercia por crear realidades mediáticas. La conclusión, y principal finalidad, es la de plantearnos una gran pregunta: podernos confiar en la construcción que los medios nos trasmiten con respecto a los acontecimientos publicados.

Versión editada de la reseña: https://www.academia.edu/5288083/Confiar_en_la_prensa_o_no._Un_metodo_para_el_estudio_de_la_construccion_mediatica_de_la_realidad

Textos para preparar el tema de los sistemas de información documental

Aquí tenéis los cuatro textos necesarios para preparar parte del último tema: Sistemas de Información Documental. Recordar que esta pregunta bien estudiada y, por lo tanto, correctamente respondida en el examen valdrá hasta tres puntos.
 
Agirreazaldegi Berriozábal, Teresa (2007): «Claves y retos de la documentación en televisión». El profesional de la información, vol. 16, núm. 5, pp. 433-442. Aguirrezaldegui. Este texto es opcional.
Montes, Francisco (2000): “La documentación en TVE y sus sociedades”. En Alfonso López Yepes (dir.): Documentación audiovisual y multimedia, medios de comunicación y televisión educativa iberoamericana. Madrid: Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana-Universidad Complutense, Facultad de Ciencias de la Información, Dpto. de Biblioteconomía y Documentación, Servicio de Documentación Multimedia. [En línea] <http://multidoc.rediris.es/atei/rtve/Tve.pdf>. [Consulta: 10-3-2004].
Vázquez, Mª Luisa (2000): “La documentación en Telemadrid”. En Alfonso López Yepes (dir.): Documentación audiovisual y multimedia, medios de comunicación y televisión educativa iberoamericana. Madrid: Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana-Universidad Complutense, Facultad de Ciencias de la Información, Dpto. de Biblioteconomía y Documentación, Servicio de Documentación Multimedia. [En línea] <http://multidoc.rediris.es/atei/telemadrid/telemadrid.pdf>. [Consulta: 10-3-2004].
Tejedor, Concha (2000): “La documentación en la agencia EFE”. En Alfonso López Yepes (dir.): Documentación audiovisual y multimedia, medios de comunicación y televisión educativa iberoamericana. Madrid: Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana-Universidad Complutense, Facultad de Ciencias de la Información, Dpto. de Biblioteconomía y Documentación, Servicio de Documentación Multimedia. [En línea] <http://multidoc.rediris.es/atei/efe/efe.pdf>