Secretos oficiales. Cuando la opinión pública tiene derecho a saber

La historia, concretamente algunos tipos de hechos, suele repetirse pero con distintos personaje. Edward Snowden, antiguo empleado de la CIA y la NSA, en 2013, utilizando varios periódicos de todo el mundo, divulgaría documentos clasificados como alto secreto en donde se hizo público los programas de vigilancia masiva, indiscriminada o con objetivos marcados, a través de las redes de Internet y telefónicas a ciudadanos y gobernantes de todo el planeta.  En 2010, de manera coordinada, varios medios de todo el mundo (El País) hacían público 92.000 documentos sobre la Guerra de Afganistán (2004-2009). WikiLeaks, Julian Assange, había filtrado los llamados Diarios de la Guerra de Afganistán. No serían los únicos papeles divulgados y durante ese mismo año otros lotes verían la luz, como los Registros de la Guerra de Irak o los Cablegate. Todos los documentos habían sido aportados por Bradley Edward Manning, soldado y analista de inteligencia del ejército estadounidense. En 1971, Daniel Ellsberg filtraba a la prensa los denominados Papeles del Pentágono cuyo contenido revelaban datos muy reveladores sobre la Guerra de Vietnam.

Varios son los elementos comunes, en tres casos se utilizó a la prensa como medio de difusión pública; la administración estadounidense intentó parar su publicación; la administración estadounidense acuso a los responsables de traición, de antipatriotas, de revelar el contenido de documentos catalogados como secretos y de favorecer al enemigo; y buscó por todos los medios desacreditarlos ante la opinión pública. Las tres iniciativas se asocian a la idea de revelación de secretos, impulsando la difusión pública de ciertos documentos, cuyo contenido suele contradecir la versión oficial. Sin embargo, el efecto que se buscaba, el de movilizar a la opinión pública contra unos dirigentes que les ha mentido, no encontraría la relevancia pretendida.

ellsberg_time11101710628_400wikileaks-julian-assange-time-coveroriginalAlgunos de estos episodios servirían de inspiración para la producción de varios productos culturales audiovisuales, peliculas de ficción o documentales. Los Papeles del Pentagono ha generado un telefilme, Traición en el Pentágono (The Pentagon Papers,  2003. Dirigida por Rod Holcomb, UUEE, Productora, City Entertainment, Paramount Pictures, etc.) y el documental cinematográfico El hombre más peligroso de América. Mientras que el caso WikiLeaks y Julian Assange inspiraría una polémica pelicula, El quinto poder (The fifth estate, 2013. Dirigida porir Bill Condon, EEUU-Bélgica, Dream Works SKG). De los tres títulos, para comentar, selecciono el documental.

CaratulaEl hombre más peligroso de América (The most dangerous man in America: Daniel Ellsberg and the Pentagon Papers).

Documental dirigido por  Judith Ehrlich y Rick Goldsmith. Productora: Kovno Communications. Nacionalidad: EEUU. Fecha: 2009. Metraje: 92′. Premios otorgados: National Board of Review (Premio Libertad de Expresión).

Argumento: El guión, en parte inspirado en el libro publicado por Daniel Ellsberg, Secrets: a memoir of Vietnam and the Pentagon papers (2oo2), muestra como Ellsberg, analista político de los departamentos de Defensa y Estado, uno de los ideólogos de la Guerra de Vietnam, compiaría y divulgaría una serie de documentos  que contradecian la versión oficial.

Web oficial del documental: http://www.mostdangerousman.org/

Ficha IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1319726/

Ficha fiilmaffinity: http://www.filmaffinity.com/es/film339476.html

Daniel Ellsberg’s website: http://www.ellsberg.net/

Daniel Ellsberg en los años 60 formaba parte de la estructura de la administración estadounidense encargada de analizar y proponer respuesta o acciones en temas de política exterior, en concreto sobre la Guerra de Vietnam. Ellsberg, al margen de su formación universitaria, era marine. Gracias a su inteligencia y disposición era un funcionario respetado. Para valorar la marcha de la guerra acompañaría a una delegación, encabezada, entre otros político, por el Secretario de Defensa Robert McNamara. Trabajo sobre el terreno acompañando a las tropas, experiencia que le serviría para comprender el singo de la contienda, desfavorable para los intereses de Estados Unido, por lo que recomendaría ciertas actuaciones, recomendaciones que no fueron atendidas. Aquí observaría por primera vez que la opinión pública con conocía la verdad.

Al margen de esta experiencia, participaría en la elaboración de un documento, de contenido histórico, sobre Vietnam y EEUU. Una de las conclusiones más destacadas era la certificación de una verdad oficial y una verdad divulgada. En definitiva, los sucesivos presidentes involucrados en la guerra habían mentido a la opinión pública. Al mismo tiempo, iría conociendo a distintos personajes que participaban activamente en los movimientos de oposición a la Guerra. Todo en su conjunto le hizo cambiar la percepción de las cosas, transformación que le llevaría a enfrentarse a la Administración.

Fotocopiaría 47 volúmenes, 7000 páginas de información sobre la guerra, etiquetadas como secretas, con la idea de difundir, libre y universalmente, su contendido.

Desde mi pPentagon-Papers-NYT-quer-BM-Lifestyle-NOGI-TOWNerspectiva, la idea básica y relevante de la historia no se centra el personaje, sino en el deseo de revelar secretos oficiales, defendiendo, desde su perspectiva, el derecho de la ciudadanía a conocer la verdad. Asimismo, es interesante el mecanismo empleado para conseguirlo, utilizando dos vías: la prensa y ciertos representantes políticos.

A mediados de 1971, contactaría con The New York Time. Este periódico conseguiría llevar a  primera página los Papeles del Pentágono. La repercusión fue contundente, incluida la respuesta de la Presidencia que conseguiría la paralización de la divulgación de dichos papeles. Sin embargo, la estratégica planificada posibilitaría la publicación de los datos de manera progresiva y encadenada en 17 cabeceras.

Al mismo tiempo, Mike Gravel, senador demócrata que representaba a Alaska. conseguiría que los documentos pudieran hacerse público al integrar los papeles dentro de las actas de las sesiones del Senado.

El acto final llego con la decisión adoptada por el Tribunal Supremo, actuación que ratificaba que ratifica y amplia el valor de la Primera Enmienda. La seguridad nacional no puede esgrimirse como justificación para impedir la divulgación de determinados documentos públicos. En definitiva, la ciudadanía, la opinión publica de Estados Unidos, tienen el derecho a conocer las acciones de gobierno y la prensa es libre de hacerlo.

Julian Assange WikiLeaks (http://www.wikileaks.ch/ o http://www.wikileaks.org/)

Referencias:

Barsanti, C. (2009) “Film Review: The Most Dangerous Man in America: Daniel Ellsberg and the Pentagon Papers”. Film Journal,  [en línea], 1 de septiembre. Disponible en: http://www.filmjournal.com/filmjournal/content_display/reviews/specialty-releases/e3i0d1b247e2040d9db18b8118db69b132a

Foley, M.S. (2010) “The most dangerous man in America: Daniel Ellsberg and the Pentagon Papers, directed by Judith Ehrlich and Rick Goldsmith, First Run Features, 2009”. The sixties. A journal of History, Politics and Culture, 3 (2), pp. 225-235.

Nerekan, A. (2013) “Top secret: espias en el cine de no-ficción” en Urkijo, P. (coord.), Muñecas, R. de las y Nerekan, A. (eds.), Cine de espías. Bilbao: Universidad del País Vasco, pp. 11-23. Disponible en: http://www.ehu.es/argitalpenak/images/stories/libros_gratuitos_en_pdf/Ciencias_Sociales/EL%20CINE%20DE%20ESPIASweb.pdf.

Anuncios

Un comentario en “Secretos oficiales. Cuando la opinión pública tiene derecho a saber

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s