La Guerra Civil televisada. Reseña del libro

9788415544203Hernández Corchete, Sira (ed.)

La Guerra Civil televisada. La representación de la contienda en la ficción y el documental español.

Salamanca: Comunicación Social, 2012. 219 págs.

ISBN (edición impresa): 978-84-15544-20-3

ISBN (edición eBook): 978-84-1544-21-0

La monografía colectiva analiza e interpreta la producción televisiva, documentales y ficción, concerniente a la Guerra Civil española. El sumario de la obra se sintetiza en una introducción, siete capítulos organizados en dos partes, “La Guerra Civil española desde una perspectiva documental” y “Ficción en torno a la Guerra Civil española”, y un epílogo.

Hernández Corchete, responsable del preámbulo, “Introducción. La televisión española como instancia productora de la memoria colectiva e histórica sobre la Guerra Civil” (p. 9-20), concluye, pese a lo que podría parecer, que esta temática tiene una escasa representación en la programación de las televisiones. A partir de la introducción, los textos se articulan a lo largo de las dos partes.

El primer capítulo, escrito por S. Hernández Corchete, “La mirada documental de la Guerra Civil en el tardofranquismo y la Transición. De la celebración de la paz a la búsqueda de la reconciliación nacional” (p. 23-52), es una profunda revisión de la presencia del conflicto en la programación de TVE, desde sus inauguración (1956) hasta los años ochenta, es decir durante el Franquismo, en donde el conflicto se presenta despolitizado, y la Transición, que tienen como objeto un afán democratizador. En cualquier caso, las producciones estuvieron «al servicio de la legitimización de los respectivos sistemas políticos vigentes en España…radicalmente opuestos» (p. 50). Cualidad a tener en cuenta, pues durante ese tiempo, Televisión Española era el único emisor; es decir, disponíamos de un modelo único de representación de la Historia.

J.C. Ibáñez, “Historia y relectura del consenso transicional en los documentales televisivos. El caso de La memoria recobrada” (p. 53-78), indaga en la producción temática a partir de los años noventa. La dilatada lista de títulos también recoge los filmes de propaganda franquista emitidos durante dicho periodo. La primera conclusión, obvia, es que la programación y la producción dependen del partido que gobierna en cada momento. Otra de las aseveraciones, interesantes, es la larga lista de periodistas encargados de los productos audiovisuales. Esta larga introducción tiene por objeto dar paso al análisis de una de las series, por su estructura narrativa, quizá la más interesante de la pasada década: La memoria recobrada. Dirigida por el periodista Alfonso Domínguez y emitida en La 2 (2006), plantea una visión analítica y crítica, lo que le lleva a revisar cual el significado real de la memoria, otorgando al contenido un valor trasgresor de «las normas del paradigma de representación transicional» (p. 75)

A partir del siguiente trabajo abordamos las propuestas desde los canales periféricos, en concreto el catalán y el vasco. E. Castelló se encarga de TV3, “Memoria en conflicto. Guerra Civil y posguerra en los documentales de la televisión catalana” (p. 79-100). A partir de un recuento exhaustivo de producciones, plantea algunas ideas atrayentes, como el uso, cada vez más frecuente, de la Historia por los medios de comunicación, que incluye la siguiente reflexión: «Deberíamos diferenciar entre los hechos históricos, estudiados por los historiadores con base en evidencias, y las narrativas y discursos que circulan en la esfera pública, a menudo articulados a través de los medios de comunicación» (p. 80). Como ejemplo sitúa la visión del conflicto, teniendo en cuenta, tanto la ficción histórica, como los documentales y los reportajes, desde los planteamientos catalanistas.

S. de Pablo, esboza un curioso título “¿Invasión o conflicto fratricida? El País Vasco y la Guerra Civil en Euskal Telebista” (p. 101-118), capítulo que analiza la influencia política de los partidos en la programación del canal autonómico vasco, que desde el PNV, supone una interferencia en el imaginario del recuerdo, pues lo vincula con la propia memoria. Aunque la producción es importante, se ha centrado en dos series documentales, Todavía ayer (1991-1992) y la Guerra Civil en Euskadi (1996), ambas dirigidas por el periodista Koldo San Sebastián «principal exponente de la historiografía vinculada al PNV» durante las décadas de los ochenta y noventa (p. 104). Quizá, desde el punto de vista metodológico, de Pablo recuerda la importancia de no separar, a la hora de trabajar con este tipo de materiales, el contexto político y social en el que se produjeron las series.

Ahora nos adentramos en la segunda parte del libro, dedicada al análisis de las producciones de ficción histórica. Cada uno de los investigadores irá proponiendo sus conclusiones centradas en algunos de los títulos producidos.

El trabajo de F. López, “Ardor democrático, ficciones bélicas y TVE en la década de 1980” (p. 121-140), debería ser enlazado con el de Hernández Corchete, viéndose como un complemente de aquel. En el señala la importancia de la II República y la Guerra Civil como argumento en una programación bajo la sombra del PSOE. Sin embargo, y situándose, como un punto y seguido de un trabajo propio anterior, ahora ha seleccionado dos series de ficción, La Plaza del diamante y Lorca, muerte de un poeta. López, con un planteamiento metodológico homogéneo plantea los siguientes temas de análisis: revisión del estatus social de los autores, Redondela y García Lorca, en la sociedad española del momento; el uso de la lengua y de la música; observación con respecto a la reconstrucción los ambientes; y el discurso sobre la guerra.

La propuesta de R. Gutiérrez Delgado y P. Diego González, “El contexto prebélico en La Señora y 14 de abril. La República. Representación dramática y producción del mito” (pp. 141-168), me parece una de las más interesantes. El trabajo aborda, tanto la contextualización televisiva de las series, como el modo de presentación de los aspectos históricos a través de la ficción dramática. Aquí, teniendo en cuenta los aspectos de la narración audiovisual, plantea la perfecta sintonía entre la tradición dramática teatral española y las series, ambas producidas por TVE y Diagonal TV: La Señora (2008-2010) y 14 de abril. La República (2011-). En definitiva, mediante la recreación de los ambientes y de los lugares, junto al estilo dramático del teatro español de finales del siglo XIX y principios del XX, se consigue recuperar la memoria histórica (p. 167).

J.C. Rueda Laffond y E. Galán Fajardo, “Huellas y sombras. La Guerra Civil en la ficción televisiva histórica nacional (2001-2012)” (p. 169-196), completan la revisión de títulos con dos nuevas series, ambas producidas por TVE y Hill Valley, Plaza de España (2011) y Amar en tiempos revueltos (2005-2011; 1500 entregas).

Este loable trabajo colectivo ha querido abordar el lugar ocupado la Guerra Civil como temática dentro de la producción televisiva, mayoritariamente originada en TVE. Lógicamente, como ya ha apuntado alguno de los autores, cada una de los títulos tiene una contextualización sociedad y política propias, que para Cataluña y Euskadi, implican una argumentación nacionalista.

Publicada en la revista Historia y Comunicación Social, vol. 19 (2014), pp. 391-393. Disponible en: http://revistas.ucm.es/index.php/HICS/article/view/47567/44585

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s